PokerStars - Página de Inicio
La séptima calle

El juego en la séptima calle de Seven Card Stud depende en gran medida del perfil del adversario respectivo. La mayoría de los jugadores tienden a pasar muy a menudo en la Seven Street -en realidad demasiado a menudo- y sólo apuestan con manos hechas realmente fuertes. En esta situación se dejan pasar a menudo apuestas por valor y se desaprovecha una u otra posibilidad para hacer un farol. La mayoría de los jugadores presenta normalmente un patrón de comportamiento y de reacción definido a más tardar a partir de la quinta calle y, sorpresivamente, también se mantienen fieles a su estrategia básica.

La estrategia de juego optimizada para la séptima calle depende decisivamente del comportamiento que hemos observado hasta el momento en los otros jugadores.

  • Ejemplo 1: tenemos una pareja de ases y estamos jugando en una situación de heads-up con un adversario que aparentemente tiene una pareja de reyes desde la cuarta calle. Con la séptima carta (oculta) tampoco hemos logrado mejorar nuestra mano y tampoco sabemos si nuestro adversario ha logrado formar ahora una segunda pareja o, incluso, un trío. En esta situación, en caso de que el adversario apueste, se recomienda a menudo pasar o igualar. Sin embargo, esta forma de juego no es óptima, tal como lo demuestra el siguiente razonamiento:
    En la sexta calle somos favoritos para ganar la mano en el
    showdown con un 76% de media. Incluso, bajo condiciones óptimas para nuestro adversario, éste sólo logrará un trío en el 5% de los casos y una segunda pareja en el 31% de los casos, aunque nosotros no seamos capaces de mejorar nuestra pareja de ases. Sin embargo, nuestro adversario subirá sólo en los casos más excepcionales, es decir, únicamente con un trío. En contraposición, en la mayoría predominante de los casos, nuestro adversario igualará la apuesta sobre la base de las pot odds existentes con el objeto de controlar un posible farol que podamos hacer. Una apuesta de nuestra parte no tiene ningún sentido cuando la pareja de ases está descubierta.

Por lo tanto, en principio en la séptima calle se recomienda apostar siempre una apuesta por valor contra jugadores que son más bien pasivos. Ello porque en la mayoría predominante de los casos se podrá recaudar una apuesta grande adicional.

Por el contrario, cuando se juega contra jugadores muy agresivos es recomendable pasar, para luego igualar obligatoriamente una posible apuesta del adversario. En este caso especial, también es recomendable que en la séptima calle considere la posibilidad de pasar y luego subir (check raise) en caso de que haya ligado una segunda pareja.

La retirada en la séptima calle

Sólo en muy pocos casos resulta razonable retirarse en este momento, a no ser que pueda reconocer claramente que ya está derrotado en las cartas descubiertas del adversario o los adversarios.

En caso contrario, si decide igualar, esto no será nunca un gran error. En los casos más desafortunados, perderá una apuesta adicional. Sin embargo, si se retira en la séptima calle perderá el bote completo y matemáticamente no hay ningún error más grande en Seven Card Stud que retirarse en la séptima calle después de una apuesta de un adversario, a pesar de haber podido ganar el bote en el showdown.

Algunos jugadores agresivos también hacen gustosamente apuestas imprevistas en la séptima calle para inducir al adversario a retirarse.

  • Ejemplo 2: nuevamente comenzamos con una pareja de ases, mientras que otro as está descubierto en el juego de otro jugador que se ha retirado. A partir de la cuarta calle estamos heads-up con un adversario, que en la quinta calle compra el último as de la baraja. Frente a un caso de este tipo, algunos adversarios hacen una apuesta en la séptima calle a pesar de que hemos estado todo el tiempo en las manos del agresor. A menudo se oculta un farol detrás de esta apuesta del adversario, ya que sobre la base del desarrollo del juego él no cree que tengamos una pareja de ases y aquí ve la oportunidad ideal para llevarse el bote, a pesar de que el mismo tiene una pareja media.

El farol en la séptima calle

Un farol en la séptima calle resulta ser una maniobra adecuada en muy pocas ocasiones, por lo que habría que dejarlo sólo para situaciones verdaderamente excepcionales. Un farol bien hecho siempre tiene antecedentes en el desarrollo del juego, por ej., una subida en la sexta calle, y siempre se dirige contra adversarios extremadamente precavidos y que juegan de forma cuidadosa.

Una oportunidad propicia para hacer un farol se presenta cuando las cartas personales que están descubiertas tienen una apariencia muy amenazante, por ej., cuatro cartas de un color o cuatro cartas de una escalera y uno supone que el adversario tiene como máximo una pareja media en la sexta calle. Si en la quinta o en la sexta calle ya tuvimos la oportunidad de subir una apuesta del otro jugador, excepcionalmente, valdría la pena intentar hacer un farol en la séptima calle.

Otra posibilidad para hacer un farol se presenta cuando el adversario tiene una pareja descubierta, sin que haya logrado formar una pareja con su carta abierta. Curiosamente éste farol funciona mejor cuando la pareja del adversario es más bien alta, por ej., o .

  • Ejemplo 3: Comenzamos con y en la cuarta calle compramos el y ahora estamos en heads-up con un adversario que tiene (carta abierta) y en sus cartas descubiertas. En la quinta calle recibe y nosotros compramos el . Posteriormente, en la sexta calle mi adversario recibe el , mientras que nosotros obtenemos el . En esta situación, subimos su apuesta con nuestro proyecto de escalera de color interior. Finalmente, la séptima calle nos proporciona el y terminamos con un as alto. Si ahora nuestro adversario pasa, siempre valdrá la pena apostar como mero farol, ya que en la sexta calle le habíamos sugerido que éramos capaces de derrotar una pareja de sotas. Los adversarios que juegan de forma especialmente cuidadosa, en ocasiones excepcionales también estarán dispuestos a olvidarse de una parejas de en esta situación en particular. Un farol sólo tendrá éxito en la minoría de los casos, pero en vista de las pot odds tenemos una expectativa de ganar positiva, incluso a pesar de que esta funcione sólo en el 25% de los casos.

Tal como se pudo ver en los capítulos anteriores, las estrategias después de la tercera calle son realmente complejas, y uno tiene que estar todo el tiempo en condiciones de poder estimar de la forma más precisa posible la fortaleza de su mano en relación con los juegos de los demás.

Sin lugar a dudas en Seven Card Stud la mayor parte del dinero se pierde o se gana mediante la selección de la mano inicial. Un jugador que domina la estrategia optimizada en la fase más avanzada de la mano, ganará en promedio en 50% más de los casos que el "jugador estándar", que juega de forma pasiva, pese a haber jugado ambos el mismo tipo de manos iniciales.

Tu opinión es de mucha importancia para nosotros, déjanos tu comentario para conocer tus impresiones sobre este artículo.

X Información sobre cookies

Hemos colocado cookies en su computadora para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Usted puede cambiar su configuración de cookies en cualquier momento. De otra manera, nosotrs asumiremos que usted está de acuerdo para continuar.