PokerStars - Página de Inicio
NLHE 6-max.: introducción
Compartir

Las personas que juegan regularmente cash games de No Limit Hold'em en mesas completas de nueve contrincantes y logran tener éxito con un stack completo (por ejemplo, con 100 ciegas grandes), quizás estarán de acuerdo con algunos de los siguientes postulados:

  1. Se requiere mucha paciencia. Esto se debe a que, por una parte, con nueve contrincantes se necesitan mejores manos iniciales que contra menos adversarios (heads-up o short handed). Por otra parte, las rondas de juego duran más, ya sea porque hay más jugadores involucrados o porque estos requieren más tiempo para tomar sus decisiones.
  2. La impaciencia y la frustración tras obtener varias manos iniciales de mala calidad pueden conducir a bajar el nivel de juego, sea jugando cartas malas o manteniéndose demasiado tiempo en el juego con manos flojas.
  3. Se debe jugar de forma muy selectiva (tight) y eligiendo bien, ya que los nueve adversarios que juegan, sólo lo harán cuando tengan manos extremadamente buenas en la mayoría de los casos.
  4. La fuerza de las manos se puede evaluar con facilidad y, sobre todo, de forma fiable. Si, por ejemplo, un contrincante sube con "mejor pareja mejor kicker", podemos estar seguros de que ya estamos derrotados en la mayoría de los casos.
  5. Los jugadores rara vez deben pagar ciegas (concretamente sólo en dos de cada diez casos). Por lo tanto, las ciegas no son protegidas enérgicamente, lo que facilita su robo desde posiciones más adelantadas.
  6. Muchos jugadores de mesa completa tienden a jugar de forma selectiva. Así será difícil recibir una buena compensación por tener una buena mano.

Muchos de estos puntos pueden entenderse como ventaja e inconveniente a la vez. Un jugador A, que sea de naturaleza agresiva y/o impaciente, deberá contenerse y aplicar autodisciplina en muchas ocasiones, ya que sus faroles o las manos que ha hecho no ganancasi nunca contra manos de adversarios que son mucho mejores. En cambio, un jugador B, que juega de forma reservada y con cuidado, se sentirá más a gusto porque igualmente por naturaleza no querrá jugar con blufs ni de forma arriesgada. Entre los nueve contrincantes a menudo habrá alguien que le tendrá que pagar por tener una buena mano.


Volvamos al jugador A que hemos descrito anteriormente. Le encanta hacer faroles, quiere jugar varias manos, le gusta la acción en el juego, no le gusta tener que esperar las buenas cartas, le gustan los flops, así como apostar dinero para conseguir ganar lo máximo y lo más rápido posible. Justamente este tipo de jugador es al que le gustará más jugar en una mesa short handed, es decir, una mesa que tenga como máximo seis jugadores (llamada 6-máx.). Sin embargo, estos NO deben ser los motivos por los que nosotros querramos jugar en mesas 6-máx. Nuestro objetivo será más bien encontrarnos a ese tipo de jugadores y ganar dinero con ellos.


Antes de continuar: para participar en juegos short handed hay dos requisitos importantes:

  • Una comprensión a fondo de la teoría del No Limit Hold'em.
  • La gestión correcta de un límite NLHE mesa completa con un alto promedio de partidas ganadas.

No le recomendaría a nadie sin experiencia que jugara un juego short handed.

Diferencias entre full ring y short handed

Las mesas short handed son muy diferentes de las mesas completas. Su ambiente es, en general, más agresivo y más loose. Esto tiene que ver con el hecho de que cada jugador tiene que pagar más a menudo sus ciegas que en una mesa de diez. Por lo tanto, aquí es más importante robar ciegas para poder seguir jugando en una ronda de forma gratuita. Esto a su vez tiene como consecuencia que muchos jugadores protegen sus ciegas de forma mucho más agresiva. Y como podemos ver, así se genera un ciclo que hace el clima de juego mucho más agresivo.


Otro punto importante es el siguiente: al haber sólo seis jugadores, la probabilidad de que entre las manos repartidas en la mesa exista una mano de gran calidad del tipo , , , , , o , es en términos absolutos mucho menor que en una mesa de diez jugadores (ya que se reparte un 40% menos de manos iniciales). Por lo tanto, en principio se puede jugar un número mucho más elevado de manos y éstas a su vez de forma más rentable. Es decir, el peligro de estar jugando contra manos muy fuertes es menor. Si analizamos una mesa short handed promedio y vemos a un jugador ubicado en la primera posición (UTG) que sube cuatro veces el importe de la ciega grande, entonces esta subida no se debe necesariamente a que tiene una mano excelente, que subiría desde esa posición en una mesa de diez jugadores. Debido a la reducción de la mesa, los jugadores también se ven de alguna manera obligados a jugar más manos y éstas combinadas con un elevado nivel de agresividad. Mientras que en una mesa full ring no sale rentable subir a partir de la primera posición (muy a menudo se acaba en la mano dominado), en el caso de la mesa de seis comprobaremos que ésta mano dentro de una ronda dada tiende a ser la mejor de la mesa.

  • Un pequeño ejemplo:



El jugador sube a partir de la primera posición. En una mesa de diez es muy arriesgado volver a subir, ya que a menudo se está jugando contra una pareja alta u cartas superiores. En el caso de seis jugadores, las sotas son a menudo la mejor mano en esta situación. Por consiguiente, en este ejemplo también se juega de forma más agresiva y se atrae más dinero al bote mientras la mano sea la mejor.

Los puntos uno y dos de la lista anterior se pueden relajar un poco, ya que uno se ve obligado a jugar a más manos.

Tight no siempre podría ser lo correcto …

Por supuesto se puede jugar un juego short handed de forma muy tight y reservada, y a pesar de ello emerger como ganador. Sin embargo, normalmente las ganancias que se pueden conseguir utilizando el estilo de juego de full ring serán relativamente reducidas. Muy a menudo uno deberá pagar ciegas (ver arriba); en muchas ocasiones uno también se verá obligado a ir a la defensiva y no se conseguirá nada con manos de calidad si todos los demás contrincantes juegan manos que son más flojas de modo agresivo.

Cuando hablamos de estilo de juego en mesa completa, nos referimos al estilo del segundo jugador (B), es decir, jugar únicamente manos fuertes y seleccionadas, seguir jugando sólo las manos muy fuertes en caso de agresión y no hacer nunca o sólo en contadas ocasiones faroles. A fin de cuentas, el poker es un juego que intenta minimizar la variación matemática a largo plazo, y esto se consigue (como se ha demostrado) con un juego tight. Invertir dinero cuando vamos adelante con el mayor porcentaje de probabilidad posible. Pero tenemos que tener en cuenta lo siguiente: también los contrincantes tienden a jugar de forma muy loose.

Por lo tanto, si nos mantenemos tight y no nos abrimos para manos que son más bien medias, pero que de todas maneras cuentan con potencial para transformarse en una mano fuerte (especialmente los conectores del mismo palo, como , las parejas pequeñas como , ases del mismo palo como , etc.), muy a menudo perderemos valiosas oportunidades, además de perder de vista todos los botes pequeños. Lo importante aquí es no descuidar nunca la propia posición, a pesar del relajo en la selección de las manos iniciales. Tengamos en cuenta que aquí también rige uno de los conceptos más importantes del No Limit Hold'em: la mayor parte del dinero se consigue en posición.

 

Posiciones

Primero que todo una descripción formal de la posición: la mesa 6-máx. se divide en las posiciones ciega pequeña (CP), ciega grande (CG), under the gun (UTG), posición media (MP), cut off (CO) y botón (BU).

En este tipo de mesas se llega más rápido a posiciones provechosas debido al número reducido de jugadores y al bajo número de posiciones que no son ciega, como por ejemplo el cut off y el botón. Por otro lado, uno está condenado muchas veces a jugar fuera de posición debido a que hay cuatro posiciones malas (vistas de forma relativa) y de hecho, esto sucede las dos terceras partes del tiempo. En resumen, esto significa que aquí se requiere de seguridad en el juego fuera de posición y de una compresión sólida y eficaz de la mecánica del juego.

Por este motivo, volvemos a repetir nuestro consejo de pasar a jugar short-handed NLHE únicamente cuando tengamos bien interiorizada la teoría del juego para mesas de diez jugadores y la hayamos llevado a la práctica con éxito. Las palabras clave aquí son posición y agresividad. El paso de un juego a otro también debería depender de si uno es capaz de ver la propia fuerza, de evaluar correctamente las manos propias y las de los contrincantes, y de si se sabe jugar en situaciones agresivas. En las mesas short handed uno se verá permanentemente enfrentado a estos elementos. Estas propiedades son de gran valor (y también necesarias) en los límites más altos, donde se puede ganar mucho dinero de parte de aquellos jugadores que hacen faroles o que juegan loose, es decir, exactamente como el primer jugador (A) descrito en el ejemplo.

Los botes en los heads-up y la agresividad

En las mesas full ring se llega a menudo a botes multiway en los que participan muchos jugadores. Por este motivo, cuando no podemos hacer una mano excelente en el flop o no podemos transformar nuestra mano en una mano de primera, se reduce la probabilidad individual de ganar la mano contra muchos contrincantes. En la terminología del poker: la «equity» (la propia participación porcentual en el bote en relación con las probabilidades de victoria de la propia mano) baja en promedio para muchos jugadores durante el flop. En cambio, en los juegos short-handed uno acaba a menudo o casi siempre (en el caso de las mesas donde se juega muy tight) en situaciones de heads-up. 

Aquí entran repentinamente en juego una gran cantidad de factores nuevos que antes tenían poca o ninguna importancia. Entre estos se cuenta la propia imagen en la mesa, el estilo de juego demostrado hasta el momento, la naturaleza de los contrincantes y, una vez más, la posición. Justamente en esta etapa resulta de ayuda anotar interpretaciones o las jugadas ejecutadas por el adversario para poder jugar bien la mano contra él. Debido a estas situaciones de uno contra uno resulta aún más duro hacer una buena mano en el flop. Las manos sin pareja, como ya se sabe, logran hacer una mano en el flop únicamente en una de cada tres oportunidades. Por este motivo, a menudo es simplemente el jugador más agresivo, el que decidirá el bote para sí mismo. Por lo tanto, también hay una gran cantidad de botes pequeños que se pueden ganar. A continuación, una mano de ejemplo para ayudar a clarificar los conceptos que se han expuesto hasta el momento:

  • Ejemplo uno



Una mano como en una mesa full ring no tiene posibilidades de juego en la mayoría de los casos y queda dominada demasiado a menudo por ases más altos cuando se hace una pareja en el flop. Aquí hacemos una subida con esta mano, aunque desde una posición relativamente mala (MP), con dos jugadores después de nosotros y después de que el jugador UTG ha entrado al bote igualando. Por lo tanto, antes del flop hemos reducido considerablemente nuestros criterios para la selección de la mano inicial y nos hemos colocado en una situación teóricamente vulnerable en situaciones en que pudieran dominarnos. Sin embargo, trabajamos sobre la ventaja de que a través de la subida tenemos una posición sobre el jugador que ha igualado en caso de que la subida continúe sin resistencia. El flop trae un rey, pero aparte de eso casi ninguna posibilidad de proyecto. Apostamos directamente desde esta posición, ya que existe un 67% de probabilidad de que nuestro adversario no haya logrado hacer una mano en el flop. Nuestro as alto, incluso, podría ser hasta la mejor mano. El rey que está en la mesa también frenará al contrincante de continuar jugando con un ocho o un cuatro. Por lo tanto, para obtener un bote pequeño utilizamos, posición, agresión y la premisa de que es muy probablemente la mejor mano de las seis repartidas. Esto pasará y debería pasar muy a menudo en nuestro juego short handed.

Comentario: la subida con es de hecho muy loose y no recomendaríamos hacerla en todas las oportunidades. Sin embargo, aquí contamos con más información sobre nuestros contrincantes, la que hemos podido utilizar en esta situación especial. Concretamente, sabemos que los dos jugadores que están después de nosotros juegan de forma muy tight y que casi nunca igualan (con una buena mano uno más bien habría esperado que hubiesen vuelto a subir, caso en el cual tendríamos que haber abandonado la mano).

  • Ejemplo dos



también es una mano que en mesa completa se puede jugar sólo en contadas ocasiones. En este caso de juego short handed, sin embargo, se trata de una mano muy buena. Además, sólo hay un jugador detrás de nosotros y estamos en una posición relativamente buena. El flop es un as alto, lo que es ideal para continuar con nuestra agresión en forma de farol, ya que podemos aparentar un as y así casi siempre nos podremos llevar el bote. De esta manera también tenemos una relación directa con el tema del farol en los juegos short handed. Las apuestas "de continuación", es decir, cuando se apuesta en el flop después de haber apostado antes del flop, independientemente de si se ha hecho una mano o no en el flop, está descrita con más detalle en el artículo "El juego durante el flop en NLHE 6-máx.".

Como hemos visto, en los juegos short handed es muy importante tener posición sobre los jugadores loose malos con el objeto de poder "aislarlos" mediante una subida antes del flop, tal como en el primer ejemplo. Cuanto más a menudo se consiga llegar con estos jugadores a una situación heads-up con una mano en la que también tenemos posición, más probable será que el dinero de estos jugadores caiga poco a poco en nuestras manos. En este caso, la calidad de la propia mano no siempre tiene el papel determinante, ya que los jugadores realmente malos tienen en promedio manos peores que, por ejemplo, .

Raisy Daisy

En los juegos short handed existe una regla no escrita:


Cuando se quiere jugar una mano, se debe subir.

O planteado de otra manera: casi nunca hay motivo para hacer limp antes del flop. El lector atento puede inferir dos argumentos de estos dos puntos:

  • Se debe tratar de comprar una posición absoluta y no dejar que los jugadores, que hayan podido entrar en la mano después de nosotros, accedan al bote.
  • Contra un jugador malo y loose, que acaba de entrar en la mano, se debe jugar la mano heads-up si es posible.

Los demás argumentos sobre cómo, por qué y cuándo se debe subir antes del flop en un juego 6-máx. se describen de forma detallada en el artículo: "El juego antes del flop en NLHE 6-máx."

Imagen

Una vez que se han aflojado los criterios para las propias manos jugadas antes del flop, surgen aspectos completamente nuevos en nuestro juego que influyen en el juego de los adversarios. En una mesa completa los jugadores malos no sólo son loose sino que en su mayoría tampoco prestan demasiada atención, e incluso cuando no se ha jugado ninguna mano durante muchas rondas, se recibe mucho dinero por las manos excelentes que suelen aparecer de vez en cuando. No se puede generalizar y decir que los contrincantes de juegos short handed se fijan más, pero cuanto más se juega en este tipo de juego, y cuantas más veces se enfrenta uno a un tipo de contrincante concreto, más importancia tendrá el factor de la imagen. Justo cuando un jugador ha perdido en muchas oportunidades con nosotros, sea por mala suerte o por un mal juego, y nos invita a continuar jugando, dicho jugador quedará influenciado directamente por los hechos ocurridos hasta el momento y esto se verá reflejada en su juego.

Podría, por ejemplo, intentar en un tilt jugar todavía más manos contra nosotros de forma obstinada (lo que para nosotros significaría una ventaja muy grande). Podría probar hacer un farol de forma desesperada o podría estar pensando siempre que nosotros estamos haciéndole faroles. Todo esto en el juego de mesas 6-máx. es aún más intenso y se tiene que tener más en cuenta que en una mesa completa. Por otro lado, el juego agresivo y loose nos puede afectar negativamente nuestro juego, por el hecho de realizar más decisiones malas contra contrincantes específicos, por el hecho de que se han creado una imagen loose y agresiva.

Variabilidad

La variabilidad es algo que a cada jugador de poker le gusta y odia a la vez. Nadie se escapa de ella. Le podemos agradecer nuestras buenas rachas y maldecirla por las malas. Con seis jugadores en la mesa, un ambiente de juego agresivo y manos que son en promedio de poco valor, la variabilidad está casi asegurada. Aquí habrá muchos más botes perdidos por una carta del turn o del river que en una mesa completa. Un juego más agresivo da más posibilidades de ganar a menudo cuando estamos en posiciones retrasadas, pero también de perder más a menudo cuando estamos en posiciones adelantadas. Por lo tanto, uno debe contar con una buena reserva de fondos para mesas short handed. No nos cansaremos de repetirlo: los requisitos básicos para un buen jugador de juegos short handed son:

  • Una gestión de fondos estricta.
  • Un manejo estricto del momento correcto para subir o bajar de límite.
  • Una claridad mental para poder aceptar estos principios y llevarlos a la práctica.

Encontrará más información al respecto en el artículo "Gestión de fondos en NLHE 6-máx.".
Los jugadores de mesa completa que lean este artículo habrán aprendido muchas cosas nuevas, aunque hay otros conceptos que se mantienen iguales que en el juego de mesa completa de NLHE y que también deben interiorizarse (pot odds, probabilidades implícitas, juego posicional, etc.) El juego 6-máx. ofrece nuevas oportunidades de mejorar nuestra tasa de victorias. Sin embargo, ofrece ante todo una gran cantidad de adversarios de peor calidad que aman el clima de acción rápida del juego. En los límites altos (a partir de aprox. NL200 y más) es cada vez más importante ser capaz de aguantar un juego en una mesa de seis, ya que a ese nivel quedan pocas mesas de 9 jugadores disponibles. Este artículo y los siguientes le ayudarán a ponerse en forma con la disciplina necesaria para las mesas NLHE 6-máx.

Compartir

X Información sobre cookies

Hemos colocado cookies en su computadora para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Usted puede cambiar su configuración de cookies en cualquier momento. De otra manera, nosotrs asumiremos que usted está de acuerdo para continuar.