PokerStars - Página de Inicio
NLHE 6-max.: el flop
Compartir

Después de que en los juegos short handed nos hemos mantenido fieles a la regla del hold'em "no limping" y hemos subido antes del flop, ahora debemos tener claras un par de cosas, que afectarán significativamente el juego después del flop:


1. Fortaleza de la mano propia:
  • Mejor pareja (kicker bueno, kicker débil, sin kicker)
  • Proyectos fuertes (proyectos/combinaciones de escalera + color, pareja + proyecto, proyecto simple)
  • Mano hecha fuerte (Mejor doble pareja, trío, escalera, color, full)
La pregunta clave es:

¿Es nuestra mano lo suficientemente fuerte para jugar un bote grande con cualquier flop, o mantenemos el bote en un tamaño más bien pequeño porque la mesa es demasiado peligrosa para nuestra mano?

2. La situación de la mesa debería permitirnos responder a las siguientes preguntas

  • ¿Debemos proteger una mano hecha de los proyectos?
  • ¿Tenemos un (buen) proyecto y lo podemos jugar agresivamente como semi-farol?
  • ¿Contiene la mesa cartas que sean tan buenas como para hacer que el farol sea creíble?
3. La posición como siempre también tiene un papel muy importante:
  • ¿Nos sirve nuestra posición para hacer semi-faroles buenos o incluso faroles?  
  • ¿Nos sirve nuestra posición para atraer la mayor cantidad de dinero posible al bote, para obtener así una buena recompensa por nuestra buena mano?
4. De acuerdo con el tipo de adversario, debemos plantearnos las siguientes preguntas:
  • ¿Es el contrincante pasivo e iguala en vez de apostar él mismo?, ¿Sube la apuesta sólo cuando tiene una mano fuerte?
  • ¿Se trata de un jugador agresivo que toma él mismo la iniciativa, hace (semi)farol y también sube cuando su mano no es particularmente fuerte?
5. El tamaño de las apuestas:
  • ¿Queremos apostar realmente al flop?
  • ¿Cuánto apostamos?
  • ¿Subimos una apuesta de un contrincante?
  • En caso de que sí lo hacemos, ¿en cuánto subimos?
6. Reacción ante una subida:
  • ¿Cómo reaccionamos en caso de un check raise o de una subida después de nuestro turno?
  • ¿Igualamos una subida?
  • ¿Volvemos a subir?
Antes de entrar en detalles y pensar concretamente sobre estos puntos, vamos a hacer primero una diferencia entre dos tipos de botes con los que debemos jugar: los botes con subidas y los botes sin subidas. En esta parte del artículo hablaremos sobre los botes con subidas. Estos se dividen a su vez en dos subtipos: heads-up y multi-way. A continuación pasaremos a verlos uno tras otro.

El juego de botes con subidas

Somos el jugador agresor y hemos subido antes del flop. ¿Cómo debemos continuar ahora en los diferentes mesas, contra diversos tipos de contrincantes y en distintas posiciones?


En primer lugar, presentaremos un concepto estándar en No Limit Hold'em, que adquiere mayor importancia en los juegos short handed.

La apuesta de continuación

En sólo una de cada tres oportunidades lograremos hacer una mano en el flop con las manos que tenemos y que no están emparejadas. Al principio no importa si se trata de una pareja alta, media o baja. No obstante, nuestros adversarios también aciertan en sólo uno de cada tres intentos y esto tenemos que aprovecharlo. Nosotros habíamos subido antes del flop y, como agresor antes del flop, ahora debemos continuar con nuestra agresión para obtener así una gran cantidad de botes pequeños. De esta forma tendremos, por una parte, una ganancia inmediata a largo plazo que se irá sumando, debido a que cuando nadie más haya conseguido nada, nosotros podremos llevarnos fácilmente los botes más pequeños. Por la otra, mediante la apuesta de continuación mantenemos nuestra imagen agresiva y podemos mantener ocultas las manos buenas que tenemos. Si hemos hecho una buena mano en el flop o, incluso, una mano hecha fuerte, será muy provechoso si nuestros contrincantes se equivocan al evaluarnos debido a nuestro estilo de juego agresivo. A menudo pueden llegar al punto en que querrán hacernos abandonar una mano debido a que suponen que después de nuestra apuesta en el flop haremos nuevamente una c-bet, la que en este caso es efectivamente una apuesta de valor.
Considerando que hemos subido antes del flop, los botes de los juegos short handed los disputaremos mayoritariamente en heads-up. De esta manera, la mayoría de las veces, una apuesta de continuación sale rentable de forma inmediata o posteriormente. Sin embargo, no siempre deberíamos utilizar una apuesta de continuación.

  • En posición

    Apuesta de continuación en el 90% de los casos. Las excepciones serían mesas en las que hay muchas posibilidades para concretar proyectos, aquellos en los cuales nosotros mismos no hemos conseguido nada o en los que no tenemos ninguna posibilidad de mejorar; o cuando debemos apostar contra un jugador que iguala apuestas con todo tipo de manos posibles (incluso varias). Básicamente, hay que sacar el máximo provecho posible de nuestra posición, ya que nuestro contrincante ya tiene suficientes dificultades jugando una mano sin de posición. Si él no consigue nada, entonces deberá acudir a un farol para llevarnos hacia el bote.

  • Ejemplo 1:



Subimos desde la posición del marcador y en la ciega pequeña nos encontramos con alguien que iguala. El flop nos trae una buena carta para realizar un farol, concretamente una Q, la que convencerá a nuestros contrincantes debido a que ya hemos subido antes del flop. Aparte de esta, hay un proyecto de color posible y muy pocas posibilidades para proyectos de escalera. El flop no ayuda a una gran gama de manos. Especialmente las cartas que se pueden jugar (K, A, J, T, exceptuando obviamente la Q) y las parejas pequeñas y medianas 22, 55-99 no cuadran bien con esta mesa. Por lo tanto, hacemos una apuesta por 3/4 del bote con el objeto de llevarnos el bote mediante un farol puro y duro. Nuestra apuesta no tiene un aspecto débil y provoca que, sobre todo, las parejas bajas o una Q muy débil se retiren, cosa que no harían con una apuesta más pequeña. 

Los motivos para realizar una apuesta de continuación (C-bet) en este caso son:

    1. Tenemos posición.
    2. Hemos subido antes del flop.
    3. La mesa no ofrece demasiadas posibilidades para hacer proyectos y tampoco se enlaza con demasiadas manos del rango de cartas que se pueden jugar.
    4. La mesa contiene una carta alta del rango en el que jugamos, que podemos aparentar de forma creíble, ya que hemos subido antes del flop.
  • Fuera de posición

    Aquí resulta un poco más complicado y debemos pensar a fondo sobre el punto número dos (mencionado anteriormente). El problema será que nuestros adversarios conocen la idea de la c-bet y van a usar su posición para atraernos hacia el bote. Ellos pueden igualar la c-bet o incluso subir la apuesta. En este caso, ni siquiera hace falta que nuestro contrincante tenga una mano, ya que si en el turn nosotros no continuamos con nuestro farol (o semi-farol), entonces no tendrá dificultad para conseguir el bote. Para decidir si acaso realizamos una c-bet cuando no hemos logrado hacer una mano en el flop, tenemos que utilizar la situación de la mesa como criterio determinante:

    Las mesas con A-alto, K-alto y Q-alta, que no ofrecen ninguna o casi ninguna posibilidad para un proyecto, son siempre ideales para una c-bet creíble, debido a que hemos subido antes del flop y todos los demás piensan que tenemos una mano de ese rango. Incluso los jugadores que tengan parejas medianas o parejas en de mano tenderán a menudo a retirarse si se produce una apuesta en un flop que incluye Q, K o A.

    Las mesas emparejadas también son adecuados para estos efectos, ya que aquí es todavía menos probable que nuestros contrincantes hayan conseguido algo. Debería tratarse de un jugador a quien le gusten los faroles, o él mismo tener una pareja, para que nos pudiera hacer desistir de la mano.

    Pero si el flop trae una J alta y/o muchas posibilidades de proyecto, debemos estar listos para pasar contra la mayoría de los contrincantes. Lo mismo ocurre cuando corremos el riesgo de que nos quiten el bote con una apuesta calculada, aunque sea sólo como farol o semi-farol. En caso de una apuesta, debemos estar dispuestos a realizar en el turn otra vez una apuesta como farol si pensamos que nuestro contrincante tiene un proyecto y este no llega. En este tipo de mesa estamos a menudo frente a decisiones difíciles.
  •  
  • Ejemplo2:



Subimos desde la ciega pequeña contra la ciega grande y comenzamos nuestra mano con una gran desventaja: la pérdida de la posición. Por otra parte, el flop nos ofrece buenos motivos para realizar una c-bet:

    1. La mesa tiene la segunda figura más alta del rango de juego tras el as. Considerando que hemos subido antes del flop, podemos aprovechar esta credibilidad.
    2. La mesa no da cabida a los proyectos.
    3. En este caso sólo seremos igualados por un rey y con un as tenemos una probabilidadmuy alta de tener la mejor mano. Los jugadores con parejas pequeñas tienden a abandonar en este tipo de mesa si se produce una apuesta sólida.

Cuantía de la apuesta de continuación

 Debemos ver que en general tenemos que equilibrar nuestra c-bet en torno a un valor fijo, independientemente de si hemos hecho una mano o no. Los motivos para esto los exponemos a continuación: una vez más vamos a presentar una diferencia.

  • Botes en heads-up
En este caso la c-bet debería ascender a una cantidad situada entre 2/3 y 3/4 del bote actual. En este caso queremos hacer una apuesta que:
  1. Permita aparentar una mano de forma creíble, aun en caso de no haber hecho una mano en el flop, y que a la vez nos permita conseguir el bote.
  2. Sea lo suficientemente grande para evitar que los contrincantes se atrevan a hacernos un farol en caso de que nosotros no hayamos hecho una mano en el flop.
  3. Reste las pot odds correspondientes a los proyectos de los contrincantes de modo que resulte rentable en el caso de que deseen ver otra carta. Con una apuesta de 2/3 partes del bote ofrecemos a nuestros contrincantes pot odds de casi 2,5:1, lo que no resulta rentable para la mayor parte de los proyectos simples, como los proyectos de color y los proyectos de escalera abierta.
  4. No deje entrever la fuerza de nuestra mano, de forma que a la larga no seamos transparentes para los adversarios que estén alertas.
  5. No comprometa el máximo de fichas con una mano que no ha conseguido encontrar nada.
  • Botes multiway
Si no hemos logrado hacer una mano, nuestra disposición a realizar una c-bet debería depender completamente de la situación de la mesa. Una c-bet sólo tiene sentido en una buena posición, y ni siquiera eso. Las mesas que permiten hacer farol a muchos jugadores están mayoritariamente emparejados y dan cabida a pocos proyectos.
  • Ejemplo 3:



Subimos de forma estándar y somos igualados por dos jugadores. Estamos sentados justamente entre los dos jugadores que han igualado, pero el flop sólo permite un proyecto de color, un par de posibles escaleras internas y trío. A pesar de esto apostamos, aunque en caso de que volvamos a ser igualados, tendremos que abandonar la mano en la mayoría de los casos. En esta mesa podemos tener buenas probabilidades de conseguir el bote con una apuesta de 2/3 del mismo, ya que hemos mostrado interés frente a dos contrincantes. Esto a menudo hará que los jugadores que tienen, por ejemplo, parejas bajas en la mano se retiren, los cuales quizás hubieran pagado la apuesta del flop en un heads-up contra nosotros. Considerando que ya que hemos hecho una demostración de fuerza en este board «seco» contra dos contrincantes, muy a menudo podremos finalizar esta mano rápidamente.

Variación en el juego

Considerando que todavía estamos jugando No Limit Hold'em, las reglas y principios que hemos explicado no siempre son válidas. Además, no siempre se puede dejar que el juego siga de forma monótona y según nuestros planes. A menudo, ésta es una manera muy provechosa de jugar para límites bajos con los que se pueden esperar un porcentaje de victorias constante. Sin embargo, mientras más se suba en los límites, los adversarios serán cada vez más cuidadosos y agresivos. Si jugamos un poker básico de forma constante nos volveremos transparentes, predecibles, y susceptibles de ser usados. Obviamente debemos mantener nuestra cuantía de las apuestas y nuestros estándares de cómo subir y apostar, aunque también podemos variar contra ciertos tipos de contrincantes para maximizar nuestras ganancias o minimizar nuestras pérdidas.

Contra un jugador pasivo y malo, a quien ya hemos visto pagar muchas apuestas con proyectos, tiene sentido que apostemos incluso el bote en aquellas mesas que permiten muchos proyectos. Este tipo de jugador pagará de todos modos con mucha frecuencia y tratará de obtener su proyecto. Lo mismo se puede decir de los jugadores a los que ya les hemos quitado fichas en manos anteriores. Estos podrían estar tan enfadados con nosotros y nuestro juego, que de vez en cuando podemos hacerles una overbet, es decir, una apuesta más grande que el bote. Esto lo hacemos porque esperamos que las manos débiles nos paguen o que hagan jugadas contra nosotros, de forma que podamos incluso conseguir fichas extras por los faroles de nuestros adversarios que nosotros mismos hemos motivado. De la misma forma, también puede ser provechoso apostar poco contra ciertos tipos de contrincantes agresivos, ya que a estos les gusta utilizar una debilidad para realizar un farol.
Por otro lado, tampoco hace daño que en diversas nesas, en las cuales normalmente apostaríamos, no hagamos la c-bet contra calling stations pasivos de vez en cuando . Esto es debido a que dichos jugadores nos igualarán con cualquiera pareja que hayan ligado y en caso de que nuestra mano no mejore, ya no estaremos dispuestos a volver a hacer un farol en el turn.

En la segunda parte abordaremos el juego de los botes en los cuales nadie ha subido y las situaciones en las que como agresores antes del flop nos enfrentamos con una apuesta o con una subida en el flop.
 



Vamos con las situaciones en las que nos vemos con una apuesta previa o un check/raise de nuestro adversario tras nuestra apuesta de continuación.

La donkbet

En muchos botes que eramos agresor preflop con posición, nos pasará que algún rival apueste antes que nosotros tras salir el flop. Esto sucederá sobre todo en mesas inofensivas como o similares, bajo el supusto: "mi rival ha subido y la mesa tiene cartas pequeñas, así que vamos a quitarle de su rango manos como ." Este tipo de apuesta contra el agresor preflop es denominada como "donkbet". Estas apuestas significan casi siempre debilidad y/o inseguridad. Alguien...

  • … quiere intentar llevarse el bote ahora mismo, sin haber ligado nada, y presupone que el agresor preflop no ha ligado nada en el correspondiente flop.
  • … ha ligado el flop, pero está inseguro porque no sabe si la pareja media/alta con mal kicker y el estar fuera de posición son suficientemente buenas.
  • … quiere ver la siguiente carta de forma barata si consigue que el agresor preflop iguale su apuesta únicamente, en vez de hacer una subida. Este caso especial es también conocido como una "apuesta de bloqueo". Una apuesta de bloqueo es poco probable en este caso, y visto que ya no podemos hacer apuesta de continuación como agresor preflop, debido a que esta sería demasiado alta, el mismo jugador estima el precio que paga para su proyecto. Una apuesta de bloqueo sólo puede ser realizada por un sólo jugador, que es el primero que apuesta (por su mala posición o bien porque los jugadores que hablaban antes de el han pasado). Una apuesta de bloqueo no tiene sentido si se es el último en hablar.

En casos raros se encuentra uno con que la donkbet está representada por la fortaleza real de la mano. ¿Cómo respondemos a una donkbet o una apuesta de bloqueo?

  • Subir

    Muy simple, realizamos una subida. Como norma general, en la mayoría de casos y en la mayoría de mesas. Una retirada o igualada de la donkbet puede tener sentido en función del rival y la situación, pero hablaremos después de ello. Un par de ejemplos sobre este tema:
    • Ejemplo 1:

Tenemos en posición de cut-off y subimos tras haber igualado la CG un jugador. Este iguala y apuesta en la siguiente ronda el mínimo (1CG). Esto puede significar lo siguiente:

    • Tiene un , un o no ha ligado nada.
    • Tiene un as con kicker débil.
    • Tiene un proyecto de escalera.
    • Tiene una mano hecha fuerte (trío, doble pareja) y quiere que le hagamos una resubida.

Todos estos puntos son señales positivas para hacer una subida en este momento, dado que sólo en muy pocos casos tiene una mano fuerte, y en caso de que hiciera una resubida o igualara nuestra apuesta, podremos evaluar de nuevo la situación. Todo indica que subir es lo correcto. Queremos que tanto un as malo como un y un paguen, y así obtener más valor por nuestra mejor pareja con mejor kicker, de manera que el mayor peligro venga por un proyecto de escalera como máximo si quieren ver una carta más, y por último queremos saber información por si la mano le gusta mucho a nuestro rival, que querría decir que ha flopeado un monstruo.

Todo esto lo descrubrimos a través de una subida. El tamaño de la subida debe de ser tan grande que podamos llevar a retirarse a manos mejores a las nuestras en este momento (peor pareja, pareja media o alta), así como proyectos que debido a las pot odds no deben seguir jugando.

    • Ejemplo 2:

Subimos en el botón con y la ciega grande iguala. El flop viene con cartas bajas insignificantes (), y la ciega grande apuesta directamente 1/3 del bote. Aquí podemos evaluar la situación de la siguiente manera: la ciega grande tiene...

    • … una pareja pequeña en la mano , u otros, y está algo inseguro.
    • … un proyecto de color o proyecto de escalera, e intenta ver la siguiente carta de forma barata o echranos de la mano con ese flop tan poco significativo (semi-farol)
    • … nada ligado, e intenta robar el bote, ya que imagina que nosotros tenemos cartas superiores al haber sido agresores antes del flop (farol).

En este caso nosotros respondemos también con una subida, ya que nuestra mano es en principio muy fuerte con este flop: tenemos el segundo proyecto de color más alto posible y cartas superiores. Vamos por delante de todas las parejas menores a y dominamos a otros posibles proyectos de color menores. En base a los puntos arriba descritos debemos realizar una subida. Podemos terminar la mano con una subida, a pesar de que nuestro rival pueda estar todavía por deltante, con una pareja por ejemplo.  Quizá se retire con una mano de ese estilo. Si todavía igualase, tendríamos muchas outs y un bote interesante para ganar si conseguimos ligar.
Si nuestro rival tuviese antes un proyecto de color menor al nuestro e igualase, podemos esperar quitarle todo su stack si sale un corazón más en el turn o en el river. En el caso contrario de que nos dominase con el mejor proyecto de color posible, el rival podría abandonarlo todavía con una subida importante y evitarnos así situaciones complicadas si saliesen corazones en el turn o el river. Una subida es la mejor acción en este caso.

  • Retirarse

Retirarse ante una donkbet tiene sentido si hay pocas cartas que ayuden a mejorar nuestra mano, o si una carta que mejorase nuestra mano, mejorase también la de nuestro rival. Como en el ejemplo 1, subimos con y el flop viene , con lo que una donkbet o apuesta de bloqueo nos deja en una situación complicada y desventajas, ya que la probabilidad de que nos igualen es relativamente alta y la probabilidad de mejora de nuestra mano muy baja.

  • Igualar

En la mayoría de los casos se debe pensar en resubir la donkbet, sobre todo si se ha ligado algun proyecto en el flop. Así no sólo se juega por la posibilidad de ganar el bote con manos hechas, sino que ganamos algo de fold equity también. Si nos encontramos con un jugador que iguala la subida en el flop, puede tener sentido simplemente igualar la donkbet para intentar ganar el bote con un semifarol tras la siguiente carta.  Lo mismo sucede si tenemos un proyecto y se sabe seguro que contra cierto tipo de jugador no se consigue ganar fold equity al subir.

Donkbet multiacción

Nos sentamos por detrás de dos o más jugadores a la hora de hablar y uno de ellos hace una donkbet en una mano, debemos presuponer que la mano lleva más fuerza que si estuviéramos en un heads up, al haber más gente involucrada en la misma. Habría que respetarle en la mayoría de los casos y sólo resubir si realmente tenemos una mano hecha fuerte en el flop.

Siendo resubidos

  • Fuera de posición

    Somos el agresor preflop y hacemos nuestra apuesta de continuación estandar, y tras ella nos hacen una resubida. Aquí es válido también: con tanta acción hay que valorar esa resubida como una mano muy fuerte, ya que el jugador hace la resubida sabiendo que hay más jugadores en la mano. Deberíamos evaluar si seguimos jugando la mano sólo en caso de que tengamos una mano buena o muy buena (mínimo mejor pareja/mejor kicker), y en caso contrario retirarnos. En el heads up debemos tomar a menudo la decisión en función del rival. ¿Hace faroles a menudo nuestro rival? ¿o juega de manera sólida y tight? En el primer caso tiene mucho sentido igualar esa subida a menudo, para luego decidir si hacemos crecer el bote o si es mejor abandonar la mano si nos sentimos derrotados. Una resubida por nuestra parte nos da raramente ventajas: la mayoría de las veces hacemos retirarse a manos a las que derrotamos, y por el contrario, igualan manos que nos derrotan. La resubida contra una subida sólo es rentable si tenemos una mano hecha fuerte que pudiera ser derrotada por proyectos existentes que queremos evitar que se hagan realidad:

Ejemplo 3:

Subimos desde UTG con a 3,5 CG y nos iguala desde el botón un jugador muy loose que ve demasiadas manos y es muy agresivo. El flop viene:




Apostamos 2/3 en un bote de 6 CG y nos resuben a 16 CG. Aquí se recomienda responder con una resubida de como mínimo 50 CG y hasta ir all-in, ya que nuestro rival pude estar jugando por un proyecto vistas nuestras lecturas anteriores. También podría tener la mejor pareja ligada a menudo, pero esa mano con pareja y proyecto es algo de lo que debemos protegernos. Si únicamente pagamos su resubida y el turn nos trae una carta como , , , , o un corazón, podríamos estar derrotados y deberíamos decidir sin posición si nuestra pareja superior es lo suficientemente buena. Por otra parte tenemos también el , que nos podría dar el color si salen dos corazones en el turn y en el river. Vamos muy por detrás únicamente contra y un trío, pero no encontramos estas manos dentro de su rango con el análisis hecho, dado que nos hubiera resubido de nuevo. En esta situación deberíamos pensar seriemante en retirarnos si jugásemos contra un jugador muy sólido que nos resube.

Si la mesa mostrase en esta mano , recomendaríamos igualar la subida, y luego en el turn decidir si gracias a un o un farol podemos sacar más dinero. Por contrario, no debemos proteger bajo cualquier situación nuestra pareja superior innecesariamente, porque en algunos casos podríamos estar derrotados en esta situación.

  • En posición

    Un movimiento del rival muy utilizado en el juego shorthanded online es el check-raise mínimo, es decir, un check-raise de igual tamaño a la apuesta de continuación de nuestro rival. Este es un movimiento que nunca deberíamos hacer. Tiene muchas desventajas, las cuales queremos evitar.
    Es muy utilizado por muchos jugadores para aligerar el número de rivales cuando no tienen posición, ya que la mano se finaliza a menudo directamente después del check-raise. Normalmente se ve un check-raise como muy fuerte, pero a menudo es realmente un signo de gran inseguridad, y suelen ser casos en los que el rival ha ligado en flop (por ello sube), o quiere darnos unas pot odds tan buenas que tenemos que igualar y así hacer el bote un poco más grande. Lo último no suele ser muy frecuente, ya que la mayoría de check-raise suelen ser hecho por jugadores que han ligado una de las posibles pareja que te da un flop con cartas diferentes y no quieren seguir viendo cartas, de modo que esperan que el agresor preflop no haya ligado nada y esto sea suficiente para retirarle. Este movimiento pone a prueba nuestra agresividad: los rivales ven que nosotros hacemos apuesta de continuación en el flop a menudo, y reaccionan con una resubida para ponernos a prueba. Podemos establecer una estrategia contra este movimiento: en primer lugar debemos de evitar hacer apuestas de continuación contra determinados rivales en determinadas mesas, y en segundo lugar tenemos que intentar utilizar nuestra posición y provocar que nuestro rival tenga que hablar fuera de posición en el turn. Si hubiera intentado echar un farol en el flop, o si hubiera sido una apuesta con una pareja pequeña o media ligada, podemos esperar a que vuelva a hacerlo en el turn para así tener más dinero en el bote, teniendo nosotros una mano hecha, o si por el contrario pasase, nos da la oportunidad de pasar nosotros a la acción para ganar el bote.

Ejemplo 4:

Subimos con ases desde UTG y nos iguala la ciega pequeña. El flop no es peligroso y estaríamos por detrás contra trios. Es un flop típico en el que se pude hacer un check-raise mínimo, ya que nuestro rival piensa que llevamos cartas superiores y no una pareja superior. Entonces realiza el check-raise mínimo para ponernos a prueba. Nosotros igualamos sólo, ya que hay pocas cartas peligrosas para nuestra mano en el turn y porque podríamos ganar contra cualquier farol mediante una resubida. Queremos que el rival vuelva a intentar un farol en el turn. Si hiciera una apuesta grande en el turn, podríamos pensar si realmente nos está derrotando, sin haber agrandado el bote en el flop mucho.

Otra ventaja que nos ofrece el check-raise mínimo, es que podemos jugar nuestros proyectos con buenas odds, ya que obtenemos automáticamente 3:1 si igualamos. Si ligamos en el turn, la probabilidad de ganar muchas fichas y un buen bote debido al check-raise es muy grande, y más teniendo posición sobre nuestro rival.

Un check-raise normal representa fuerza, por lo que no debemos de seguir en la mano con manos hechas estandar (mejor pareja con kicker medio-bajo) que no nos den las odds en el flop sin conocimiento e historial del rival, y debemos de evaluar si seguimos jugando teniendo manos hechas fuertes. La mayoría de las veces tiene sentido igualar con manos hechas fuertes, ya que las demás manos flojas se retiran demasiado a menudo frente a otra resubida, y nosotros queremos mantener estas manos en el bote. La única razón por la que hacer una resubida en este punto sería si hubiera una mesa con muchas posibilidades de proyectos y que pudiera dar otras manos hechas muy fuertes a nuestro rival.

Botes sin subida

Este apartado va en contra del artículo referido al preflop "Cuando jugamos una mano, hacemos subida". También igualamos a menudo, cuando no hay subidas hasta las ciegas. De vez en cuando completamos la CP para jugar algunas manos baratas fuera de posición. Seguidamente dos desventajas en una.

Una frase que se dice muy a menudo en No Limit Hold'em dice: "Never go broke in unraised pots" (no te arruines en botes sin subidas). Esta tiene aplicación a menudo, ya que se ve demasiado a menudo como hay jugadores que pierden todo su stack con manos como la mejor pareja contra las nuts, en botes donde no había subidas antes del flop.
Generalmente es válido: los botes sin subida hay que jugarlos de forma muy cuidadosa. Se quiere y se pueden ganar normalmente en el flop con una apuesta. Llevarse estos botes pequeños supone un aumento absoluto de nuestra winrate. En sentido opuesto, si jugamos estas manos más allá del flop sin tener una mano hecha, provoca lo contrario. Hay que abandonar la mano por norma general si hay muchos jugadores involucrados o en caso de haber pocos, si muestran mucho interés en el bote sin subida (por ejemplo con una subida fuerte). Un ejemplo:

  • Ejemplo 5:

Recibimos un flop gratuito con en nuestra mano, y flopeamos un trío de jotas con dos en la mesa. Una mano muy bonita. Desgraciadamente hay un jugador que muestra mucho interés en el bote tras el turn y nos resuben. Igualar es obligatorio, ya que tenemos outs suficientes para un full y podemos ver un showdown barato todavía. Vemos como el rival muestra mucho gusto por su mano, y apuesta mucho en comparación con el bote. Aquí debemos retirarnos, ya que sólo ganamos a un farol. Repartiríamos el flop con otras jotas, o perderíamos contra otras muchas por el mal kicker que tenemos. Del mismo modo, cualquier full irá por delante nuestro. Arriesgar todas nuestras fichas aquí sería un problema muy grande.

Es válido: si flopeamos la mejor pareja, pareja media o un buen proyecto en botes que no han tenido subida, debemos de apostar entre 2/3 del bote al bote completo. Si nos igualan debemos tender a tirar la mano en el turn. En el caso de proyectos, no sólo nos da la fold equity una buena probabilidad de echar al rival del bote, sino que en el caso de que nos igualen, podemos completar nuestro proyecto todavía y lograr ganar un buen bote.

 Compartir

X Información sobre cookies

Hemos colocado cookies en su computadora para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Usted puede cambiar su configuración de cookies en cualquier momento. De otra manera, nosotrs asumiremos que usted está de acuerdo para continuar.