PokerStars - Página de Inicio
Limit Hold'em: el river

Una vez repartidas todas las cartas y alcanzada la última ronda de apuestas, el juego es muy distinto al del flop y al del turn: en el river ya no hay proyectos, ya que se trata de la última carta comunitaria y, tras levantarla, no se puede esperar más ayuda por parte de la mesa. No obstante, jugar el river no siempre es fácil, ya que cada decisión errónea puede costarnos una o incluso varias apuestas altas.

No te retires en el river si tienes la mejor mano

 

Como el bote en el river suele ser bastante cuantioso, tenemos buenas pot odds y, en la mayoría de los casos, sólo tenemos que igualar la apuesta, normalmente la acción correcta es igualar, incluso si tenemos manos regulares como una pareja media.
Por ejemplo, cuando hay siete apuestas grandes en el bote después del turn y tu contrincante apuesta en el river, tenemos unas pot odds de 8:1; lo que significa que necesitamos ganar el bote por lo menos una de cada nueve veces para que igualar sea rentable. Retirarse con la mano ganadora nos costaría todo el bote, mientras que igualar con la peor mano sólo nos costaría una apuesta grande.

Desde luego, también debe tenerse en cuenta la forma de jugar del adversario. Los jugadores muy conservadores echan faroles tan pocas veces que normalmente no merece la pena igualar una apuesta en el river.

Otro indicio importante es, lógicamente, la secuencia de apuestas anterior, es decir, lo que el adversario ha hecho antes del flop, en el flop y en el turn. Con un poco de práctica, podemos llegar a "leer" la mano de los adversarios, con lo que el juego en el river se vuelve bastante más fácil.

A pesar de eso, muchos jugadores tienen problemas para retirarse con manos que evidentemente no tienen opciones de ganar la confrontación final

 

Retirarse en el river

 

A pesar de tener probabilidades del bote o pot odds (muy) buenas, hay situaciones en las que es correcto retirarse en el river, a no ser que tengas interés por ver la mano del rival o la esperanza de que realmente se trate de un farol.

Si no estamos seguros de que la acción correcta sea retirarse, debemos considerar siempre la fuerza de nuestra mano, la forma de jugar del adversario y las acciones anteriores de los jugadores que siguen activos, así como las pot odds. Si estamos seguros de que no tenemos la mano ganadora, debemos tirar las cartas en el river, incluso cuando las probabilidades del bote sean buenas. En caso de duda, deberíamos igualar. Si fuera un error, nos costaría una apuesta alta. Sin embargo, si cometiéramos un error al pasar con la mejor mano, nos costaría todo el bote.

Otro punto de referencia importante es el número de adversarios que hay en la mano todavía . Cuando se han hecho muchas apuestas y subidas, o se ha igualado en el turn o en el river, significa que hará falta una mano fuerte para igualar en el river. Si también se ha hecho una apuesta y se ha igualado en el river, necesitamos una mano mucho más fuerte para igualar en el river que cuando sólo hay una apuesta.

Los faroles en el river normalmente son poco frecuentes, sobre todo cuando hay varios jugadores.

Si un jugador apuesta contra varios, con un proyecto como, por ejemplo, de escalera o de color, normalmente tiene la mano que representa y es mejor retirarse.

En mesas peligrosas, podemos apostar contra jugadores que hacen pocos faroles y que apuestan en el river con una buena, pero no muy buena, mano, pero con la intención de retirarse si alguien sube la apuesta.

 

Apostar o subir con una mano fuerte

 

Muchos jugadores apuestan o suben en el river si piensan que tienen la mano ganadora, pero no es siempre es aconsejable hacerlo.

La razón es que no sólo hace falta tener la mejor mano, sino que el adversario también debe igualar la apuesta. Sólo así conseguiremos ganar una gran apuesta adicional.
Sin embargo, si el adversario tiene una mano regular o débil, no sólo no igualará, sino que se retirará. En ese caso, la apuesta no sirve de nada. En cambio, si tiene una mano muy fuerte, no igualará, sino que subirá la apuesta. En estos casos, tenemos que igualar forzosamente (porque el bote es elevado) y perdemos dos apuestas.

Por tanto, si la mano del otro jugador es débil, no ganamos nada porque se retirará de todas formas, pero, si su mano es fuerte, la apuesta o subida en el river nos costaría otra gran apuesta. Sólo obtendríamos ganancias si nuestro adversario iguala con una mano más débil que la nuestra.

Por estas razones, sólo debemos apostar o subir en el river si tenemos la mejor mano, y nuestro adversario iguala.

 

Echar un farol en el river

 

Como ya se ha explicado, no suele tener sentido hacer un farol en el river contra varios jugadores. Es muy probable que al menos un jugador tenga una mano media e iguale porque tiene buenas probabilidades del bote.

Normalmente, muy pocos jugadores se retiran en el river después de haber estado en la mano tanto tiempo. La excepción en este caso son los proyectos que no han podido completarse. Hacer un farol de subida tampoco suele funcionar porque a los jugadores les cuesta abandonar una mano después de haber apostado y, por lo tanto, en la mayoría de los casos igualan la subida.
Sin embargo, si el farol funciona, se gana todo el bote con varias apuestas grandes.

En el river hay que fijarse en el tipo de jugador que hace el farol. El jugador al que se le hace el farol debería ser capaz de tirar sus cartas en el river si no tiene opciones de ganar pero muchos jugadores (débiles) no lo son. También suele ser difícil hacer faroles a los principiantes. Una vez más, es imprescindible saber valorar al oponente para que el farol tenga éxito.

 

[navi] 

X Información sobre cookies

Hemos colocado cookies en su computadora para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Usted puede cambiar su configuración de cookies en cualquier momento. De otra manera, nosotrs asumiremos que usted está de acuerdo para continuar.