PokerStars - Página de Inicio
Estrategia cashgames: el river

Con la quinta carta comunitaria, el river, se han abierto ya todas las variables del juego. Por eso, el river es muy distinto de las rondas de apuestas anteriores. En este punto, tenemos una mano (la mano ganadora) o no; no va a suceder nada más que pueda ayudarnos.

Muchos jugadores suelen cometer el error de no pensar en sus posibilidades de apostar. La ronda casi ha terminado, la concentración flaquea y, en realidad, la mano está prácticamente terminada. Un jugador orientado a ganar no debería etiquetar el river tan fácilmente. Totalmente equivocado. En muchas ocasiones se debe considerar el river incluso la ronda de apuestas más importante cuando se juega con un big stack. Por tres motivos muy claros:

  • Ya no hay más proyectos.
La principal diferencia con el resto de las rondas es que ahora ya sólo hay manos hechas o manos basura. En la mayoría de los casos, en el river sólo quedan dos jugadores, uno con una equity (equidad) del 100%, es decir, la mano ganadora y el otro con una equity del 0%, la mano perdedora.
Por ejemplo, si en el river tenemos los nuts (la mejor mano posible), apostamos completamente por valor. Ya no hay posibilidad de perder la mano, por lo tanto, el bote lleva nuestro nombre. Esta forma de pensar, sobre todo, en lo que respecta al tamaño de la apuesta, tiene un papel muy importante, porque, por ejemplo, los conceptos como "protección" ya no tienen sentido.
  • En el river, se juega con botes grandes.
Durante las distintas rondas de apuestas, el bote ha ido aumentando mediante subidas y apuestas para convertirse, con bastante frecuencia, en un bote considerablemente grande si se juega hasta el river. Cuanto mayor sea el bote, más sube también el tamaño de las apuestas, porque en el No-Limit Hold'em unas dependen de otras. Cuando más dinero apostemos, más influyen nuestras decisiones en nuestro ritmo de ganancias, lógicamente.
  • Tenemos más información que en cualquier otro momento de la partida.

Para poder tomar decisiones de la forma más exacta y correcta posible, debemos utilizar siempre toda la información disponible. En el flop, por ejemplo, aún faltan muchos datos. Primero, se ha jugado una ronda de apuestas y, por consiguiente, en este momento del juego, sólo se puede llegar a conclusiones vagas sobre los posibles rangos de manos de los oponentes.

Sin embargo, con la carta del river conocemos la fuerza exacta de nuestra mano y podemos compararla con la información de las cuatro rondas de apuestas y su desarrollo. Muchos jugadores tropiezan en este punto. La abundancia de información, ya sean tells, cartas o formas de apostar de algunos oponentes, sobrepasan a esos jugadores, quienes ya apenas encuentran soluciones lógicas.

Como se puede suponer, la experiencia es importante para evitarlo, pero también son decisivos los conocimientos teóricos. Este artículo trata sobre los conceptos más importantes para el juego en el river.

Los conceptos

La base de las decisiones que tomamos en el river se forma con cuatro conceptos:

  1. Value bets (apuestas por valor)
  2. Blockbets (apuestas de bloqueo)
  3. Faroles
  4. Igualadas

 

A continuación, explicaremos cada uno y proporcionaremos ejemplos.

1. Value bets

Con una mano fuerte, nuestro principal objetivo en cualquier momento del juego es maximizar nuestras ganancias. Y precisamente en el river, las decisiones tienen un efecto contundente debido al mayor tamaño del bote y de las apuestas.

Consideremos este sencillo ejemplo: estamos en el river en un heads-up (cara a cara) y tenemos las nuts, así que no podemos perder. Ahora lo importante es conseguir todo el dinero posible del oponente. ¿Qué posibilidades tenemos? En teoría, podemos pasar (y subir a continuación), apostar poco, apostar "normal" (aproximadamente la mitad o todo el bote) o simplemente presionar con un all-in.

En general, deberíamos ignorar las dos primeras posibilidades, al menos siempre que nuestro oponente no sea un jugador hiperagresivo, lo más normal es que pase con demasiada frecuencia en el river con respecto a lo que nosotros podemos utilizar nuestros movimientos con éxito. Además tampoco debería ser lo habitual hacer una apuesta pequeña, porque el adversario sólo decide normalmente si quiere igualar otra apuesta en el river, no si quiere pagar una apuesta en el river grande o pequeña. En el caso de que nos iguale, el tamaño de las apuestas no suele ser lo decisivo para el adversario, sino las cartas. Si hacemos una apuesta por valor, debería ser grande, para lograr las máximas ganancias.


  • Si en el river tenemos una mano hecha fuerte, debemos apostar normalmente una cantidad elevada.

Lo ideal sería apostar el importe máximo que nuestro adversario pudiera ver. Esto puede suponer, en casos extremos, que presionemos directamente con un all-in

  • Mano de ejemplo de apuesta de valor con las nuts

Esta mano de ejemplo demuestra de forma asombrosa la importancia de hacer value bets (apuestas por valor) proporcionadas en el river. En este caso, con un flop relativamente cargado de proyectos () hemos ligado nuestro trío y adoptamos el papel de agresor.

Villain 1 nos iguala hasta el river. La última carta comunitaria nos da las nuts con el , así que ya sólo tenemos que preocuparnos de ganar la mayor cantidad de dinero posible de nuestro oponente. Pasar tendría poco sentido, porque si Villain 1 tuviera una mano fuerte, ya hubiera mostrado más fuerza y abría hecho una resubida. Con tantas combinaciones, desde manos hechas hasta proyectos descubiertos, puede pasar después de nosotros con frecuencia. Por lo tanto, nos decidimos por una value bet.

La apuesta debe ser lo más grande posible para, en el caso de un pago, meternos en el bolsillo la máxima ganancia. El bote contiene 71,5 CG y el tamaño efectivo del stack es de aprox. 172,5 CG. Presionar directamente con un stack tan grande ni se plantea. Apostamos una cantidad normal cercana al tamaño del bote, de 50 CG. Nuestro oponente paga y nosotros ganamos un bote de 171,5 CG, por lo que es posible que gracias a nuestra value bet hayamos sacado media caja más de lo que hubiéramos conseguido pasando en la mayoría de los casos.

La situación se complica cuando tenemos sólo una mano hecha, que tiene valor en el showdown, pero que también podría quedarse rezagada. En este caso, deberíamos tomar una decisión teniendo muy en cuenta al adversario y la mesa. Dependiendo de si quedan bastantes manos que nos pagarían, debemos pensar muy bien si no sería mejor apostar a terminar la mano pasando o con un check-call. Si nos decidimos por apostar, deberíamos pensar si el tamaño de los stacks es suficientemente grande para que, tras una subida all-in del oponente y el desarrollo anterior, aún podamos escapar de la mano. Si la respuesta es no, jugamos la mano como si fuera los nuts, es decir, apostamos e igualamos después el all-in. 

Este tipo de manos fuertes suele ganar normalmente, porque muchos jugadores tienden a jugar all-in con manos medianamente fuertes en el turn. Esto se debe al miedo de que algunas de las cartas del river eviten ganar la mano, ya que para nosotros son cartas intimidatorias y con ello permiten retirarse más fácilmente.

  • Mano de ejemplo de value bet con manos hechas fuertes

En el preflop nos encontramos con pareja de ases y subimos a 4 CG, a continuación iguala la ciega grande y vemos el flop . Acto seguido, hacemos una apuesta en el flop y otra en el turn, que nuestro oponente iguala rápidamente. Con el river conocemos ahora todas las cartas comunitarias, . El oponente pasa hasta nosotros y ahora debemos tomar la decisión de si pasamos o si hacemos otra apuesta por valor. Tras la acción de las rondas de apuestas anteriores, Villain 4 no puede apostar con un porque en este caso, habría jugado all-in en el turn . Por lo tanto, en el rango de manos quedan muchos proyectos que no valen nada o sotas. Las manos que nos ganan aparecen en raras ocasiones; en este punto, debemos hacer, sin duda, una apuesta por valor.

Pero, ¿qué hacemos ahora con manos marginales que pasaríamos en caso de subida y, en consecuencia, no tratamos como las nuts? Por un lado, está naturalmente la posibilidad de pasar para después, según el oponente y el tamaño de la apuesta, igualar una apuesta; pero, por otro, suele ser más rentable una block bet (apuesta de bloqueo).


2. Blockbets (apuestas de bloqueo)

Una vez más, tenemos una mano hecha que, por lo general, ganaría, pero que igualmente puede perder. Por lo tanto, no estamos seguros de que tengamos la mejor mano pero nos gustaría ver un showdown, a ser posible que fuera económico. Si estamos en posición, esto se puede conseguir simplemente pasando, pero fuera de posicíón tenemos el problema de que puede llegarnos una apuesta más grande, lo que encarece proporcionalmente todo el asunto. 

Si jugamos sin posición y queremos ver un showdown favorable, jugamos una apuesta de bloqueo.
En el artículo sobre "Block betting (apuestas de bloqueo)" ya hemos aprendido la definición de este tipo de apuestas.

Una block bet (apuesta de bloqueo) es una apuesta que se hace para evitar que el oponente haga una apuesta mayor.

Decidimos entonces nuestro precio para la ronda de apuestas actual y ahorramos así dinero apostando menos de lo que lo haría nuestro oponente. Pero debemos pensar que este tipo de apuestas son más efectivas contra jugadores poco experimentados. Los buenos jugadores con experiencia suelen reconocer las apuestas de bloqueo y las suben, quizá incluso sin una mano fuerte, de manera que al final nos retiramos o debemos pagar un precio más alto de lo que podríamos haberlo hecho con un check-call. La cantidad equivale a aproximadamente un tercio del bote.

  • Mano de ejemplo de apuestas de bloqueo

Hemos recibido en la ciega grande . Villain 8 sube, como es normal, a tres ciegas grandes en el CO, nosotros tenemos una igualada sencilla con valor de trío. El flop nos trae una pareja media y un proyecto de escalera abierta. Existe la posibilidad de, según el estilo de juego del oponente, hacer un check-raise o una apuesta. Nos decidimos por la última opción y apostamos directamente nuestra mano fuerte. El turn nos trae el así que ahora tenemos un trío, aunque cualquier y completaría la escalera, y además podría vencernos también un.

Para descubrir cuál es nuestra posición, apostamos. Entonces, si un oponente sube, según las odds, tenemos una retirada o una igualada sencillas. Villain 8 iguala a continuación y nosotros vemos el en el river. Ahora se añaden todas las combinaciones de corazones, que forman un color y con ello la mejor mano. Pero nuestro trío sigue siendo bastante fuerte para vencer a manos como parejas superiores o dobles parejas. Aquí nos igualan muchas manos, algunas mejores y otras peores. Por lo tanto, nuestro juego es poder ver el showdown de forma económica: jugamos una apuesta de bloqueo de aproximadamente un tercio del bote.

Ahora ya sabemos cómo jugar con manos monstruo, manos hechas muy fuertes y manos marginales, pero queda una categoría más: las manos basura, es decir, cartas con las que en ningún caso podríamos ganar un showdown. La actitud normal con ese tipo de manos es seguramente check-fold, pero llegados al river también está la posibilidad de hacer un farol.


3. Hacer faroles

En ocasiones es importante cambiar nuestro juego para que no sea tan fácil leer nuestras cartas. Si siempre pasamos con las manos malas y apostamos con las manos hechas, le estamos ofreciendo a nuestros oponentes demasiada información, de manera que un buen farol a tiempo es necesario para maximizar nuestras ganancias.

Al principio de este artículo se recomendaba no abusar de los faroles en el river. Los botes del river suelen ser muy grandes y un farol que nos salga mal, puede resultarnos muy caro. De manera que un farolen el river debe pensarse siempre muy bien.

¿En qué situaciones debemos hacer un farol? Esta pregunta es difícil de responder porque siempre depende de: el tipo de adversarios, de la acción en las rondas de apuestas anteriores o de cómo sea la mesa. En principio, sólo debemos hacer farol con cartas realmente malas, que apenas posean ninguna equidad en el showdown. 

Con cartas regulares, hacer faroles tiene dos inconvenientes:

  • Es posible que podamos ganar más fichas a través del valor real de nuestra mano con una forma de juego más pasiva (check-call), que si mantuviésemos en el juego a jugadores activos con manos peores.
  • Corremos el riego de tener que tirar la mano ganadora contra un farol-subida del oponente.

Por contra, si tenemos cartas malas para hacer un farol, nos facilitaremos mucho la vida porque ganamos el bote gracias a que el oponente se retira, pero podemos pasar relajadamente una subida.

  • Mano de ejemplo haciendo farol

En esta mano, Villain 6 sube en el preflop a 3 CG. Ligamos e igualamos con la esperanza de ligar un buen flop para que, al final, nos paguen. El jugador de la ciega grande va también y vemos un flop . Hemos ligado un proyecto de escalera interna doble. Villain 6 hace una apuesta de continuación y nosotros pagamos (Villain 4 pasa). El turn trae el , una buena carta intimidatoria, que ahora utilizamos después de que el oponente pase para hacer un semifarol. Por desgracia, nos igualan, aunque la abre una nueva oportunidad para un buen farol, porque Villain 6 pasa de nuevo. Al igualar en el turn nos ha demostrado que tiene una mano bastante buena. Es posible que sean o un proyecto que no vale nada.

Al menos podemos estar seguros de que no tiene ninguna mano muy fuerte, porque de lo contrario habría apostado en el turn o el river. Los check-raise en el river con manos fuertes se juegan pocas veces porque muchos jugadores tienen simplemente miedo de no recuperar su dinero en caso de pasar. La tampoco debería haber hecho ligar nada nuestro adversario. Un casi nunca puede igualar porque perdería contra demasiadas combinaciones de manos e incluso un color podría tener miedo de un full. Por lo tanto, volvemos a apostar para hacer que nuestro adversario pase.

Como en las demás rondas de apuestas, también en el river hay distintos criterios a favor y en contra de un farol:

  • Cuando hacemos un farol jugamos exactamente como lo haríamos con una mano fuerte. En otras palabras, no ajustamos el tamaño de nuestra apuesta.
  • Nuestra mano debe ser lógica. Hacer farol no merece la pena cuando no hay una combinación de cartas lógica que podríamos tener como mano fuerte.
  • Nunca hacemos farol con una calling station porque la fold equity va contra cero claramente.
  • Si hasta el river hemos jugado de forma agresiva con un proyecto de cartas pequeñas y no lo hemos completado, puede que merezca la pena hacer un farol porque el adversario también podría tener un proyecto descubierto. Pero si tiene una  mano que no vale nada pero que es mejor que la nuestra pese a todo, perderíamos un showdown, pero ganaríamos directamente el bote con una apuesta.
  • Si hemos mostrado debilidad al oponente en las rondas anteriores, esa es otra razón para hacer farol.
  • Por el contrario, no deberíamos hacer farol cuando un oponente ha mostrado fuerza.
  • Las cartas intimidatorias en el river apoyan mucho nuestros faroles.

Una vez que hemos aclarado los conceptos que debemos aplicar a la hora de actuar, llegamos finalmente a un procedimiento más pasivo: ver las apuestas.


4. Igualar

Sólo igualamos las apuestas en el river cuando tenemos manos medianamente fuertes, porque con manos muy fuertes subimos y con manos débiles pasamos. Se trata una vez más de las manos que ya hemos analizado en el apartado sobre las apuestas de bloqueo: manos con las que podemos llevar tanto la delantera como ir rezagados.

Una situación típica podría ser la siguiente. Tenemos una mano hecha pasable y el oponente sentado antes que nosotros apuesta, o hemos pasado fuera de posición y el adversario ha apostado después de nosotros.

Como no sabemos si nuestra mano puede ganar el showdown, en la mayoría de los casos lo único apropiado es igualar o retirarse.Con unas cartas así subimos de mala gana porque de lo contrario tendríamos que jugar posiblemente con todo nuestro stack.

Nuestro objetivo en estas situaciones es delimitar las posibles manos de nuestros oponentes. Para ello, podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • Nuestro adversario, ¿ha perseguido un proyecto hasta el river?

Si la acción ha transcurrido de forma relativamente unilateral, es decir, si hemos apostado y el oponente sólo ha igualado, es muy probable que persiguiera un proyecto. Si ahora el river completa un proyecto y el oponente apuesta, debemos decidirnos en la mayoría de los casos por retirarnos, pero si la carta del river es un rag, es decir, irrelevante para cualquier proyecto, la mejor opción es igualar.

  • El oponente, ¿representa una mano lógica?

Igual que nos debemos preguntar al hacer un farolsi podemos representar una mano lógica, debemos hacer lo mismo con las apuestas del contrario. Cuando un jugador ha apostado en todas las rondas sin excepción, en la mayoría de los casos también tiene una mano fuerte. Si, por el contrario, ha mostrado debilidad y ahora apuesta de forma inesperada en el river, es probable que sea un farol.

  • ¿Hemos provocado un farol?

Si nuestra línea en el turn ha sido, por ejemplo, pasar detrás para impulsar al adversario a un farolen el river, por lo general, siempre igualamos. Es apropiado inducir un farol cuando la mesa es relativamente seca, por lo que debería haber pocas cartas intimidatorias que puedan hacernos pasar en esta situación.

  • El adversario, ¿ha apostado en el turn?

Como ya hemos explicado, la mayoría de los jugadores, incluso antes del river con manos fuertes, intentan aumentar el bote porque las manos débiles en el river no suelen dar mucha acción. Por eso, un juego agresivo en el turn suele indicar una combinación fuerte.

  • ¿Se puede leer la fuerza del adversario a través de lecturas?

El tamaño de las apuestas suele ser un buen indicador de la fuerza o debilidad de los oponentes. Muchos jugadores tienden, por ejemplo, a jugar de forma distinta sus manos fuertes haciendo apuestas por valor muy pequeñas o jugando grandes overbets. Según el oponente podemos ajustar nuestros calls en el river.

  • Mano de ejemplo igualando

Hasta el turn, esta mano de ejemplo se desarrolla muy unilateralmente: Nuestro oponente iguala nuestra subida del preflop así como las dos apuestas del flop y el turn. 

En un mesa como puede haberlo hecho con un pareja de mano, un , un proyecto de color o incluso simplemente cartas superiores. Nuestra pareja lleva la delantera contra su rango. Ahora el river trae el , una carta relativamente buena para nosotros, porque no cambia la estructura de la mesa.

Ahora Villain 7 nos hace una jugada de jugador inocente, lo que nos parece extremadamente sospechoso. ¿Tenía una mano fuerte? Entonces, ¿por qué no ha subido en el river? Simplemente no está representando una mano lógica que pueda vencernos. Su historia no suena creíble. En este momento igualamos. Sin embargo, cuando jugamos con stacks más grandes pero el oponente no, como en este caso, es all-in. Una subida no nos aportaría mucho porque en realidad aún nos igualarían sólo manos mejores.

La teoría para jugar en el river queda explicada. En la segunda parte trataremos algunos ejemplos sobre su aplicación con y sin posición.



A continuación vamos a explicar cómo poner en práctica estos conocimientos durante el juego. Como en cualquier otra ronda de apuestas del Texas Hold'em, también en el river tenemos jugadas en posición y fuera de posición

En posición

Fuera de posición

1. Bet-raise 1. Bet-fold
2. Call 2. Bet-reraise (All-in)
3. Check behind-fold 3. Bet-call
- 4. Check-fold
- 5. Check-raise
- 6. Check-call

Vamos a analizar detenidamente todas estas opciones y cómo se utilizan en distintas situaciones.

Jugadas en posición

1. Bet-raise (apostar y subir)

Si estamos sentados en posición y tenemos una mano hecha, es fundamental que busquemos siempre maximizar el valor en el river. Lógicamente, para eso hay que apostar o subir.

En el primer artículo sobre el juego en el river vimos que, en general, sólo se apuesta o se sube por valor cuando tenemos manos hechas muy fuertes. Las demás opciones las consideramos un farol. Con proyectos que no valen nada, manos marginales e incluso con manos basura es más rentable pasar detrás y retirarse normalmente , o en todo caso igualar. 

La pregunta que se plantea en este punto es:

  • «¿Cuánto debemos apostar o subir?»

Como ya hemos dicho, la maximización del valor es un factor muy importante para nuestro ritmo de ganancias, y por lo tanto debemos pensar muy bien el tamaño de las apuestas y de las subidas. Si decidimos apostar, debemos ajustar esa cantidad según cinco puntos:

  1. La fuerza de nuestra mano,
  2. El tamaño del bote,
  3. El tamaño del stack efectivo,
  4. El desarrollo de las manos anteriores y
  5. Las lecturas especiales de los oponentes.

La fuerza de nuestra mano

El primer punto, en realidad, contradice al principio de no ajustar el tamaño de las apuestas a la fuerza de nuestra mano. En el river, podemos adaptarlo.

Cuanto más fuerte sea nuestra mano en el river, mayor deben ser nuestras apuestas y subidas. En casos extremos, por ejemplo, si tenemos las nuts, esto puede significar que juguemos all-in en lugar de apostar una cantidad estándar. Justamente en el river, este movimiento puede merecer la pena porque muchos oponentes...

  • ... pueden creer que estamos haciendo un farol y dejarse llevar para igualar con más facilidad que si hiciéramos una apuesta por valor «normal», que casi es una súplica para que igualen.
  • ... en este momento del juego están más dispuestos a igualar porque ya han invertido bastante dinero en el bote.

Por lo tanto, debemos considerar también el tamaño óptimo de una apuesta si planeamos hacer un farol.

Nuestra apuesta debe corresponder siempre a la fuerza de la mano que intentamos representar, incluso cuando no la tenemos.

Tamaños del bote y del stack

El tamaño del bote y del stack es, sin duda, el factor más importante de la lista anterior. Esto decide si apostamos una parte determinada del bote o si la única opción que nos queda es un all-in directo. 

Cuanto más grande sea el bote en relación con el tamaño del stack, antes debemos decidirnos por un all-in. La razón de esta afirmación es que, con determinadas relaciones stack-bote, estamos comprometidos con el bote.

Un valor orientativo sería una relación de aprox. 2 a 1. Es decir, si el bote contiene, por ejemplo, $40 y el tamaño del stack efectivo es de unos $80, cada apuesta por la mitad del bote al bote completo nos daría pot odds demasiado buenas como para que podamos tirar nuestras cartas. Las mismas reglas se aplican como es lógico a los faroles, de manera que en la mayoría de los casos no deberíamos hacer faroles cuando se da esa relación.


El desarrollo de las manos anteriores y las lecturas

El desarrollo de las manos anteriores y las lecturas especiales también influyen en el tamaño de nuestra apuesta. Dependiendo de si un oponente está representando una mano débil o fuerte, debemos decidirnos por un valor pequeño o por uno más bien grande. Justo cuando creemos que el oponente tiene manos hechas fuertes, tiene sentido apostar fuerte.

  • Mano de ejemplo con subida

En este primer ejemplo sobre las subidas en el river, tenemos en la posición de ciega grande y todos los jugadores pasan hasta la ciega pequeña.  Nosotros pasamos.

El flop trae , así que ligamos la mejor doble pareja. El oponente hace una donk bet en el flop y nosotros subimos. Villain 5 puede tener muchas manos, como parejas o proyectos. Nos igualan y el turn trae el , lo que supone una carta blank (sin valor aparente).

El oponente vuelve a hacer donk, así que hacemos una subida. Con el river se descubre el , que completa nuestro full. Por suerte, Villain va y miramos de reojo el tamaño de su stack; todavía tiene un poco más que el tamaño del bote.  Como el oponente, frente a una subida, pasará con muchas manos malas, por ejemplo, con dos parejas, si tiene mejores cartas como un trío, una escalera o un full peor, es seguro que querrá ver el showdown, por lo que un all-in maximiza mucho el valor en este momento. 

El oponente iguala el all-in pero lamentablemente nos muestra la mano ganadora con .

2. Igualar

Igualar simplemente es oportuno cuando tenemos una mano hecha con poca fuerza y nuestro oponente hace un farol o podría tener una mano más débil que la nuestra. Si hacemos memoria de las preguntas que aparecían en el primer artículo sobre el tema de igualar, debemos aprender a percatarnos de cuándo puede ser oportuno igualar una apuesta en el river.

Si estamos en posición y un oponente hace check-raise, podemos utilizar un rango de cartas un poco más amplio para igualar de lo que haríamos sin posición. La mayoría de los jugadores tiende a apostar directamente en el river con una mano hecha fuerte, porque se arriesgan a perder valor si pasamos. En cambio, si hemos subido la apuesta del oponenteen el river , lo normal es que tengamos o una mano hecha muy fuerte, de manera que no hay que pensarse la igualada o la subida all-in, o hemos hecho un farol y encontramos una retirada de oponente como muy factible.

  • Mano de ejemplo igualando

Dos jugadores débiles igualan y nosotros aislamos con . Un jugador ve la subida, el flop muestra y Villain pasa hasta nosotros. Como jugamos heads-up y podemos representar una buena mano, hacemos una apuesta de continuación. Villain iguala otra vez.

Con la carta del turn , la mesa muestra un par y ambos pasamos. En el river aparece el y Villain apuesta aproximadamente tres cuartas partes del bote.  

La primera reacción sería retirarnos pero un breve análisis nos hace igualar. Es bastante improbable que el otro jugador tenga el tercer as porque si así fuera, habría apostado o subido en el flop o como muy tarde en el turn. Con una reina también habría apostado en el turn y con una pareja de ochos hubiera sido más fácil retirarse en el flop. Puede que haya hecho slow play con un trío pero es poco probable. Así que igualamos porque Villain no puede representar una mano lógica que pueda vencernos.


3. Pasar detrás y retirarse

Evidentemente cuando tenemos manos que no pueden ganar el showdown pasamos o nos retiramos. Pero también es frecuente que debamos optar por eso con manos hechas marginales. Por ejemplo, si recurrimos a las preguntas que aparecen en la sección "igualar", podemos saber con seguridad cuándo suele ser mejor abandonar la mano:

  • ¿Es posible que la carta del river complete proyectos?
  • ¿Se puede deducir por el comportamiento del oponente que tiene una mano fuerte?
  • ¿Existen motivos o indicios de que el oponente está haciendo un farol?
  • El oponente, ¿ha apostado en el turn?
  • Mano de ejemplo retirándose

Esta mano es un ejemplo de una situación en la que ningún jugador de poker iría.

Antes y en el flop, así como en el turn, hemos hecho una apuesta por valor en cada ocasión. La mesa no permite perseguir proyectos y nos vemos obligados a protegernos. En cada ocasión, Villain sólo ha igualado, es decir, ha jugado exactamente como cuando se tiene un proyecto. Con manos hechas malas se hubiera retirado en el turn, en la mayoría de los casos. El river completa finalmente el color y Villain hace una apuesta directa relativamente fuerte. Confiamos en nuestra lectura y nos retiramos.

Fuera de posición

1. Apostar-retirarse

Ahora vamos a tratar las blockbets (apuestas de bloqueo). Hacemos apuestas de bloqueo con manos hechas marginales para poder ver un showdown sin que nos cueste mucho. Consecuentemente, debemos pasar cuando nos vemos confrontados con una subida. Como de costumbre, las excepciones son las lecturas especiales del oponente.

  • Mano de ejemplo de apostar-retirarse

En esta mano, vemos lo que se conoce como una Battle of the Blinds (batalla de las ciegas). Todos los jugadores se retiran en el preflop y ligamos como ciega pequeña. Subimos nuestra mano fuerte e igualamos la ciega grande. El flop no nos trae ayuda pero hacemos una apuesta de continuación. El del turn tampoco nos ayuda, al contrario, completa muchos proyectos. 

Pasamos y Villain 3 hace lo mismo. Con la carta del river, las cartas comunitarias nos muestran , así que con el tenemos una escalera, pero cualquier carta nos ganaría. No obstante, como la mesa ya muestra una escalera y nuestro oponente iguala con una serie de manos que pueden ser tanto mejores como peores que las nuestras, hacemos una block bet para determinar el precio que nos costaría.

Pero Villain 3 sube a 28 ciegas grandes, de manera que podemos retirarnos sin problemas.


2. Apostar-resubir (all-in)

A diferencia de lo que ocurre con manos hechas marginales, jugamos las nuts o manos que, en la mayoría de los casos, son muy superiores al rango del oponente con «Apostar-resubir». 

Esta nueva subida suele ser un all-in.

3. Apostar-igualar

Si respetamos la BSS, esta variante no ocurre nunca porque o somos tan fuertes que hacemos all-in sin dudarlo, o tan débiles que pasamos o hacemos una apuesta de bloqueo. Sin embargo, se puede jugar "apostar-igualar" según el oponente o para no actuar de una forma totalmente transparente. Por eso vamos a tratar este tema brevemente.

Esta línea afecta a todas las manos hechas, que son lo bastante buenas para apostar de nuevo en el river pero demasiado malas para hacer una resubida (siempre que ni nosotros ni el oponente ya esté all-in). Si no hemos hecho ninguna block bet, ahora son decisivas las reglas del apartado "igualar" y las pot odds, que se nos presentan con una igualada.  Cuanto menos haya subido el oponente, con más frecuencia se puede igualar.

Sin embargo, existen límites muy concretos a las manos con las que podemos proceder según esta línea: Si estamos sentados fuera de posición, hemos apostado y el oponente ha subido, igualamos ahora una selección de manos muy tight, es decir, sólo la mitad superior de nuestro rango de manos, a menos que nuestro oponente sea un completo maníaco. 

En el caso de botes que eran muy pequeños hasta el river, en los que por lo tanto se ha jugado con cautela, debemos igualar especialmente tight.

En la jerga del poker se conoce como «crying call» en alusión a las situaciones relativamente inseguras en las que sucede. Básicamente es una igualada que depende mucho de la forma de jugar del oponente. 

  • Cuando más tight suba el oponente, en menos ocasiones debemos pagar.

4. Pasar-retirarse

Todas las manos basura se juegan pasando y retirándose en el river. Las manos hechas marginales se deben jugar también en muchos casos con check-fold, siempre que no tengamos indicios de que el oponente intenta un farol. 

5. Pasar-subir

Este movimiento no suele realizarse en el river. Si tenemos una mano fuerte y queremos que entre mucho dinero en el bote, debemos apostar directamente porque existe el riesgo de que todos nuestros oponentes pasen después de nosotros y así perderíamos valor. 

Muchos jugadores se conforman con terminar la mano de forma favorable, siempre que no tengan las nuts y pasan un gran número de manos. Por lo tanto, sólo tenemos la posibilidad de hacer check-raise cuando nuestro oponente también es extremadamente fuerte o sigue una forma de juego extremadamente agresiva en el river.

Con manos débiles, check-raise no suele ser efectivo como semi-farol.  Como ya hemos dicho, las apuestas en el river indican cierta fuerza y por lo tanto hay pocas manos con las que no apostar y esperar un check-raise. Además, pasar-subir en el river resulta muy sospechoso porque con manos fuertes habríamos apostado inmediatamente. 

6. Pasar-igualar

Jugamos las manos buenas, pasamos las malas y las marginales las jugamos como blockbet cuando estamos sin posición. Sin embargo, con el tiempo esta forma de actuar se vuelve demasiado evidente contra jugadores experimentados. 

Por ese motivo, debemos utilizar también con cierta frecuencia la línea check-call con manos marginales. De esta manera, dejamos al oponente la elección sobre el tamaño de la apuesta pero también favorecemos un farol. Esto puede resultar muy rentable precisamente contra jugadores agresivos. Pero si jugamos contra un jugador más tight y cauteloso, debemos pasar en la mayoría de los casos. 

  • Por lo tanto "check-call" se utiliza dependiendo en gran medida del oponente igual que la línea «bet-call».
  • Mano de ejemplo de check-call

Esta es una buena situación para ver cómo se utiliza check-call. En el preflop hacemos una igualada relativamente marginal con y vemos el flop (). Hemos ligado la mejor pareja con un buen kicker y hacemos check-raise. Aquí tiene la ventaja de que consigue la apuesta de continuación de Villain 6 y además representamos una mano muy fuerte, de manera que al final puede que consigamos que retire sus mejores sotas. Nos igualan, entre otros, las manos débiles, como proyectos de escalera o de color.

El turn trae un y volvemos a apostar para no darle a los proyectos ninguna carta gratis. Si nos suben, debemos pasar. Pero Villain 6 iguala y vemos una carta blank en el river.  Como ya no son posibles más proyectos, sólo igualan una apuesta en el river las manos buenas, las manos malas hacen un check aunque de vez en cuando hacen un farol. Una buena situación para un check-call.


Aquí termina la explicación sobre el juego en las rondas de apuestas del Texas Hold'em. En el artículo siguiente vamos a hablar sobre la adaptación de los conceptos avanzados.

X Información sobre cookies

Hemos colocado cookies en su computadora para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Usted puede cambiar su configuración de cookies en cualquier momento. De otra manera, nosotrs asumiremos que usted está de acuerdo para continuar.