PokerStars - Página de Inicio
Estrategia cashgames: el flop

Principios básicos

En este artículo vamos a explicar el juego con un stack grande en el flop. El flop se compone, como todos sabemos, de las tres primeras cartas comunitarias, de forma que ya conocemos cinco cartas (las cartas propias y el flop) de un total de siete; es decir, un 71,4 %!

Como ya hemos explicado en los artículos sobre estrategias con un stack pequeño, el flop decide la estrategia a seguir. Muchos datos distintos juegan un papel importante en este sentido. Mientras que para la ronda de apuestas antes del flop sólo había tres factores de importancia a la hora de determinar nuestra estrategia, ahora hay un total de seis:

  1. Las acciones antes del flop
  2. Nuestra posición (respecto a los demás jugadores)
  3. La categoría de nuestra mano
  4. La estructura del flop
  5. El tamaño del bote
  6. El número y el tipo de jugadores

Estos factores se explican con más detalle en este artículo y, en la segunda parte, mediante ejemplos prácticos.

1. Las acciones del preflop

Antes del flop debemos observar atentamente cómo reaccionan los demás jugadores. ¿Quién ha subido y quién ha igualado? ¿Cuántas subidas ha habido? Todas estas preguntas influyen en nuestra estrategia para el flop.

Por ejemplo, si un jugador que ya ha subido antes flop apuesta en el flop, está simplemente continuando la agresión. Por ejemplo, un jugador que antes sólo había igualado y ahora muestra su fuerza en el flop, debe tratarse de otra forma. Saber cómo se ha desarrollado una mano anteriormente es esencial para las decisiones que habrá que tomar después y siempre se debe observar muy atentamente.

2. La posición

La posición que ocupamos tiene distinta importancia en cada variante de poker. Si estamos en posición, tenemos la ventaja de ver las acciones de los demás jugadores y reaccionar en consecuencia. Si no estamos en posición, es decir, si estamos out-of-position (OOP), no tenemos suficientes datos y no podemos incluirlos en nuestra estrategia.

Cuanta más información tengamos sobre nuestros oponentes, mejor podremos adaptar nuestra estrategia y, para ello, jugar en posición puede ser de ayuda.

3. Las categorías de manos

¿Qué tipo de mano tengo?

La clasificación de las manos en el flop es básicamente la misma que con la estrategia de short stack. Diferenciamos tres categorías.

  • Manos hechas

Las manos hechas se denominan así porque con ellas ya tenemos una mano en el flop, que tiene buenas posibilidades de ganar en un showdown.

Estas manos hechas pueden ser una simple pareja pero también un full; sólo se diferencian por su fuerza. Las parejas medias o bajas, por ejemplo, son una mano hecha, pero no están a la altura de muchas manos y por eso se clasifican como débiles. Por el contrario, una doble pareja, una escalera, un full, etc. son manos hechas fuertes y suelen significar ganar la partida. Lo difícil se presenta con manos como mejor pareja con un buen kicker o doble pareja con un flop peligroso. Con frecuencia, una gran cantidad de manos puede ganar a estas combinaciones, pero también en muchos casos pueden ser la mano ganadora. Este tipo de manos hechas debe jugarse con mucho cuidado, porque podemos cometer fácilmente un error.

Por lo tanto, las manos hechas no se pueden considerar una categoría homogénea. Dependiendo de la fuerza de la mano hecha, son necesarias distintas estrategias y, por lo tanto, se trata cada mano hecha de distinta forma. A continuación, se incluyen tres ejemplos:


  • Ejemplo 1 – mano hecha fuerte

En este ejemplo hemos encontrado un set en el flop. Como las únicas manos mejores son o , por ejemplo, tenemos probablemente una mano hecha ganadora.

 

  • Ejemplo 2 – mano hecha débil

Con encontramos en el flop mejor pareja. Sin embargo, el flop permite muchas otras manos hechas o incluso combinaciones de proyecto, con las que iríamos rezagados. Por lo tanto, consideramos que una mano como mejor pareja es débil.

 

  • Ejemplo 3 – mano hecha crítica

Antes del flop, subimos con y ligamos el rey. Pero hay una carta superior en el flop para nuestra pareja con el . Nuestra mano suele perder en este caso y, por lo tanto, se la considera "crítica".


  • Proyecto de mano hecha

También en el caso de las proyectos de manos debemos diferenciar el juego con un stack grande. Hemos incluido en esta categoría únicamente proyectos fuertes con ocho outs o más, por ejemplo, proyecto de color, pero ahora también denominamos proyecto de mano a cualquier tipo de proyecto. Incluso los proyectos muy débiles, por ejemplo una escalera interna (cuatro outs en una escalera) pertenecen ahora a esta categoría porque, aunque no suele ocurrir, se pueden jugar de forma rentable en determinadas condiciones.

  • Ejemplo 4 – proyecto fuerte

En la posición del botón tenemos con una subida fácil. Ahora encontramos el proyecto de color nut más el como carta superior en el flop . Si nuestro oponente, por ejemplo, hubiera encontrado una pareja, jugamos un proyecto con 12 outs. Este proyecto se considera fuerte.

 

  • Ejemplo 5 – proyecto débil

Con , en el flop sólo tenemos dos cartas superiores. En total, quedan 3 ases y 3 reyes en la baraja. Así que, en total, tenemos en el mejor de los casos 6 outs y, por lo tanto, un proyecto muy débil.
 

  • Manos basura

El término trash hands (manos basura) se refiere a todas las combinaciones que no son manos hechas ni proyectos, es decir, que no tienen ninguna posibilidad de ganar un showdown. Con estas manos debemos pasar o igualar en la mayoría de los casos, porque eso es lo que diferencia a un jugador ganador del resto, pasa en situaciones que no son rentables y decide el juego en las que sí lo son.

Saber valorar la fuerza real de una mano es un arte en el juego No-Limit con un stack grande. Esto no se puede aprender con un simple artículo; la experiencia es en este caso mucho más importante que los conocimientos teóricos.

4. La estructura del flop

Cuando hablamos de un «buen» flop, puede ser debido a dos razones:

  • Gracias al flop hemos conseguido una mano fuerte o
  • El flop probablemente no ha mejorado la mano de nuestros adversarios.

La forma de actuar en estos casos es clara: Si tenemos una mano fuerte, queremos que nos paguen lo mejor posible. Si es posible que el adversario no haya encontrado nada, intentamos empujarle a que pase. Pero, ¿cuándo tenemos una mano fuerte y, sobre todo, segura, y con qué flops es poco probable que el adversario haya encontrado algo? Para responder a estas preguntas, debemos analizar minuciosamente la estructura del flop.

  • Flops secos

Se denomina un flop seco a una combinación sin peligro, es decir, está poco coordinado o sin coordinación en absoluto. Un ejemplo de flop seco sería , porque con este flop no son posibles proyectos fuertes. Estos flops completan pocas manos, por lo que se puede sacar a los adversarios de la mano fácilmente.

  • Flops cargados de proyectos

Un flop se denomina cargado de proyectos cuando se coordina con fuerza, es decir, cuando liga muchas manos iniciales y permite muchos proyectos. Por ejemplo , porque este flop encuentra muchas manos iniciales como , , etc. y además convierte cualquier mano con una carta en un proyecto de color y manos como o de un proyecto fuerte en escalera. Incluso suele ocurrir que el adversario haya combinado una mano hecha en el flop con cartas así.

5. El tamaño del bote

Siempre debemos tener en cuenta el tamaño del bote. Esto decide el tamaño mínimo que debemos apostar en la mayoría de los casos o si podemos hacer un proyecto rentable con determinadas manos.

Debemos recordar siempre un principio: Los botes grandes y las apuestas grandes son para manos grandes. Muchos jugadores cometen el error de querer descubrir los grandes faroles de los adversarios y pagan en consecuencia grandes apuestas con manos pequeñas. También es muy común empezar apostando poco con manos grandes y así aumentar el bote también relativamente poco. Esta estrategia está totalmente equivocada. Con manos grandes debemos pagamos cantidades grandes!

6. El número de jugadores

No sólo el tamaño del bote debe corresponder a la propia mano, sino también la cantidad de jugadores que participan en el juego. En general, cuantos más jugadores hay en una mano hasta el showdown, mejor es la mano media que al final gana el bote. La probabilidad de que alguien haya ligado algo es mayor, cuanto mayor es el número de jugadores y, por lo tanto, la propia mano debe ser fuerte para tener opciones de ganar. Por consiguiente, son menores los requisitos en los head-up que contra muchos oponentes.

La puesta en práctica

La base de la aplicación práctica son los artículos de la sección "Conceptos avanzados". Antes de continuar, debemos conocerlos.

Para tener una mejor visión de conjunto, diferenciamos dos situaciones para el juego en el flop:

  • Antes del flop sólo hemos igualado (el juego como caller del preflop).
  • Antes del flop hemos subido (el juego como raiser del preflop).

En ambos casos, entran en juego varios conceptos. En primer lugar, en la primera situación, la de los botes que no se han aumentado, debemos ir, porque antes del flop sólo se ha igualado.


I. El juego como caller del preflop

Si tanto nosotros como los demás jugadores sólo han igualado en lugar de subir en flop, vemos un flop muy favorable. Si hemos seguido la estrategia del preflop, esto significa que tenemos manos como una pareja de sotas o peores, o una mano especulativa como, por ejemplo, , , o similar.  Por lo tanto, con manos relativamente débiles intentamos combinar un monstruo en el flop y entonces conseguir que nos paguen una buena cantidad. En general, deben seguirse siempre estas normas:

Si no ligamos una mano hecha o un proyecto fuerte en un bote que no se ha aumentado, nunca debemos jugarnos todo el stack.

El bote suele ser al principio pequeño y los adversarios numerosos. Ambos factores convierten estas reglas en necesarias. No merece la pena dejar que el bote se dispare con una mano marginal porque, comparativamente, la probabilidad de que otro jugador tenga una mano fuerte es alta.

El juego con botes que no han aumentado se basa casi completamente en la fuerza de la propia mano.

  • Manos hechas

Por ejemplo, si tenemos una pareja baja y ligado un set en el flop, debemos jugar siempre agresivos y volver a subir.El tamaño de las apuestas debe estar, según la estructura del flop, al nivel de la mitad del bote total o ser el triple de la cantidad que se ha subido previamente. Si el flop tiene una estructura fuerte y, por consiguiente, permite muchos proyectos, elegimos un valor más alto (sobre todo, contra varios adversarios), pero si el flop es muy seco, quizá sería suficiente con un tamaño de la mitad del bote para que consigamos dinero en el centro y los oponentes con manos malas paguen.

Con manos hechas débiles como, por ejemplo mejor pareja, también se puede empezar apostando en muchas ocasiones. Normalmente como apuesta de prueba para, principalmente, poder definir la fuerza.

Si un adversario sube de nuevo, debemos decidir siempre la probabilidad de que un jugador aún pueda tener una mano más fuerte. Esta decisión debe basarse, naturalmente, en la estructura del flop y en los posibles lecturas, pero ante todo en las pot odds. Cuanto peores sean las pot odds, antes debemos renunciar a una mano, si no son las nuts.

  • Ejemplo 6mano hecha en un bote sin subir
Según nuestra tabla de manos iniciales, igualamos en una posición media con . El flop nos trae el set y se pasa hasta nosotros. Empezamos apostando directamente nuestra mano hecha fuerte.

En cualquier caso, en esta situación debe evitarse el slow play, porque a no ser que el bote se mantenga pequeño, podríamos estar regalando dinero innecesariamente. El slow play puede ser una herramienta para ganar aunque no en este caso. Queremos ganar todo el dinero posible del adversario y protegernos de posibles proyectos.

En algunos casos excepcionales, también podemos conducir el límite de las pérdidas si tuviéramos una mano peor que el adversario. Entonces, este punto se basa en el concepto de las block bets. Lógicamente, siempre intentamos invertir dinero cuando estamos en una situación favorable.

  • Proyectos de mano

Si con el flop tenemos un proyecto, debemos jugarlo casi siempre de forma pasiva según la regla de las odds y las outs. Si tenemos la posibilidad de pasar, también nos percatamos. Si se ha apostado antes, sólo igualamos cuando obtenemos las odds correctas.

  • Ejemplo 7 proyecto en un bote sin subida

En el preflop todos los jugadores han pasado. Sólo iguala la ciega peque ña , de manera que podemos ver un flop con . Este nos trae y por lo tanto, unproyecto de escalera interna. La ciega pequeña pasa ahora y nosotros hacemos lo mismo.

Con proyectos fuertes, como por ejemplo, un proyecto de color nut, también se puede elegir jugar de una forma más agresiva. Esta variante tiene sentido únicamente cuando los demás jugadores también están en situación de pasar y a ser posible estamos en posición. Por lo tanto, jugamos con un proyecto fuerte un semi-farol y así tenemos la posibilidad de ganar la mano si pasan todos los adversarios o si ligamos en una ronda de apuestas posterior nuestra mano hecha.

Cuando más fuerte sea el proyecto y más tight el adversario, más rentable será un semifarol.

  • Manos basura
Por norma general, debemos pasar siempre que tengamos una mano basura. Hacer un farol con botes sin subida, en la mayoría de los casos, no suele ser rentable.

En la segunda parte de este artículo continuaremos con los conceptos del NLHE, en especial, en el juego de botes subidos.



Ahora hemos llegado a la segunda parte del artículo de la estrategia para el juego en el flop con big stacks. Después de que en la primera parte ya hablaramos sobre los principios básicos y del juego cuando se iguala antes del flop, ahora vamos a tratar el tema de las subidas antes del flop
.

El juego cuando se sube antes del flop

Según las reglas del estilo de juego tight-agresivo, debemos subir en la mayoría de las situaciones y, en el caso de que apostemos al entrar en una mano, frecuentemente nos convertiremos en el jugador que sube antes del flop.

Si alguien nos iguala, veremos un flop. Una norma no escrita de la variante No-Limit Hold'em dice que en el flop van a pasar todos los jugadores ubicados antes del jugador que ha subido antes del flop. Por lo tanto, con frecuencia también nos veremos enfrentados a la decisión de si queremos continuar con la agresión o no. Sin embargo, algunos oponentes realizarán de vez en cuando una donk bet y no continuarán pasando. En este artículo comentaremos ambas situaciones.

A diferencia del juego en que igualamos antes del flop, ahora hay más factores que deben considerarse aparte de la fuerza de la mano propia. Tal como vimos en el apartado "principios básicos", aquí también debemos tener en cuenta la posición, la estructura del flop e, incluso, el número de jugadores. Por ese motivo, a continuación vamos a explicar los distintos conceptos relacionados con el flop y su aplicación. Así podremos analizar y considerar cada situación de forma individual.

Apuestas de continuación

Las llamadas apuestas de continuación constituyen el primer concepto y a su vez el más importante para el jugador que haya subido antes del flop al momento de llegar al mismo. Si somos el jugador que ha subido antes del flop continuamos la agresión con una apuesta en el flop. Para esto no es imprescindible que tengamos una mano fuerte porque nuestros oponentes sólo logran hacer una mano en aproximadamente el 33% de los casos, y saben que podemos tener una mano fuerte debido a que ya demostramos nuestra fuerza al subir antes del flop.

Para tener un panorama mejor consideraremos tres situaciones:

  1. Estamos en el flop en heads-up.
  2. Hay tres jugadores en la mano.
  3. Hay cuatro o más jugadores en la mano.
  • Apuestas de continuación en heads-up

Si nos encontramos en una situación de heads-up cuando se dan vuelta las tres cartas del flop, tenemos que realizar casi siempre una c-bet. No obstante, a continuación, vamos a explicar cuales son los flops con los que no deberíamos apostar. Se debe apostar cuando hemos logrado hacer una mano en el flop y se debe apostar cuando no hemos ligado nada. En el primer caso apostaremos como una apuesta de valor, en el segundo lo haremos como un (semi)farol. Si el oponente no tiene una buena mano o tiene una mano muy mala, hay una gran probabilidad de que simplemente abandone el juego. Por lo tanto, apostaremos en la mayoría de los casos, es decir, con cualquier mano hecha, proyecto o mano basura.

  • Manos de ejemplo: Apuestas de continuación en heads-up

Tenemos mejor pareja mejor kicker y estamos en heads-up: una situación de c-bet inequívoca. Aquí en principio no importa que las cartas del flop sean del mismo palo. 


En esta mano también tenemos una pareja y podemos hacer una continuation bet sin problemas. Deberíamos apostar, incluso, con parejas bajas o con un proyecto, por ejemplo, .

Naturalmente hay también algunas situaciones en las que podemos apartarnos de estas reglas. Si, por ejemplo, en el flop no logramos hacer ninguna mano, podemos pasar. Aparte de esto, también debemos considerar al adversario. Si jugamos contra un jugador que no está en condiciones de separarse tanto de una mano hecha como de un proyecto marginal, deberíamos renunciar a la apuesta de continuación en caso de que tengamos manos muy malas, y pasar. Y, como tercer y último elemento decisivo, aquí también es importante nuestra imagen. Siempre es importante que los adversarios puedan creer que jugamos una mano fuerte. Si hemos apostado en el flop durante las diez últimas manos, ahora también debemos hacer una pasada para equilibrar nuestra imagen.

  • Apuesta de continuación contra dos jugadores

Si somos tres jugadores en el bote, todo se complica. En este caso es muy beneficioso tener al menos un proyecto y contenerse en caso de que sólo tengamos manos basura.

Por lo tanto, si tenemos una pareja, haremos una apuesta de continuación. Si tenemos outs para un color o una escalera, también haremos una apuesta de continuación y lo mismo haremos si tenemos dos cartas superiores para el flop.

  • Manos de ejemplo: apuesta de continuación contra dos jugadores

En esta mano sólo tenemos cartas superiores en el flop y según el tipo de oponente aquí podemos hacer una apuesta de continuación en la mitad de las ocasiones o pasar simplemente y luego retirarnos en la otra mitad.

 

Esta mano es relativamente clara; tenemos una mano hecha fuerte con mejor pareja mejor kicker y apostamos.

Por el contrario, los flops muy coordinados (por ejemplo, ) o los posibles proyectos de color (por ejemplo, ) no avalan la decisión de realizar una apuesta de continuación. ¿Hay una calling station entre los adversarios? ¿Tenemos una mala imagen en la mesa? ¿Estamos jugando fuera de posición? Si la respuesta a estas preguntas es «sí» y no tenemos ninguna mano hecha ni ningún proyecto fuerte, en muchas ocasiones sería mejor renunciar a volver a apostar. La probabilidad de ganar el bote directamente se reduce demasiado, lo que hace que una apuesta de continuación sea menos rentable.

  • Apuesta de continuación con más de tres adversarios

Si vemos un flop con tres o más jugadores, deberíamos proceder de forma extremadamente conservadora con una apuesta de continuación. Si tenemos manos basura o proyectos débiles y las condiciones son perfectas (por ejemplo, estamos en posición, con una mesa seca y contra jugadores que son muy débiles y tight), entonces ni siquiera nos planteamos la posibilidad de hacer una apuesta de continuación. En este caso sólo debemos apostar cuando tenemos manos hechas o proyectos muy fuertes.

Aparte del número de adversarios, en general, hay tres factores principales que influyen en nuestra decisión de hacer una apuesta de continuación:

  1. La mesa: ¿la mesa está demasiado cargada de proyectos o demasiado seca?
  2. Los oponentes: ¿hay calling stations o estamos en situación de retirarnos?
  3. Nuestra imagen: ¿los demás oponentes creen que tenemos una mano fuerte?
  • Mano de ejemplo: apuesta de continuación contra tres jugadores

El flop está relativamente coordinado y da cabida a muchos proyectos. En esta situación y jugando contra tres adversarios, no hay que seguir apostando.


Tamaño de la apuesta de continuación

El objetivo de una apuesta de continuación sólida es que también podamos ganar la mayoría de los flops que hemos errado. Si respetamos todos los principios y tenemos en cuenta los distintos factores, en más del 50% de los casos deberíamos ser capaces de decidir el bote directamente. Además, para que el concepto sea rentable, no es necesario contar con el 50%. El 34% puede bastar para estar en una situación de ventaja, ya que nuestros oponentes también encuentran una mano en el flop únicamente en el 33% de los casos. 

Ahora veremos tres ejemplos sobre los tamaños comunes de una apuesta de continuación.

  • el bote: si apostamos el bote, debemos ganar en el 51% de los casos.
  • 2/3 del bote: una apuesta que equivale a aprox. dos tercios del bote, debe tener éxito en al menos el 41% de los casos.
  • 1/2 bote: si escogemos la mitad del bote como apuesta de continuación, debemos ganar sólo en el 34% de los casos.

Por lo tanto, ¿qué tamaño de apuesta es el correcto? Lógicamente, siempre intentaremos encontrar un valor que pueda permitirnos ganar una mano con bastante frecuencia, pero que al mismo tiempo también minimice el riesgo económico. Si nuestros adversarios sólo prestan atención a si apostamos o no, entonces naturalmente lo más rentable sería que hiciéramos una apuesta mínima si no tenemos nada en la mano, y una apuesta por el bote completo cuando tenemos algo. Sin embargo, todos los jugadores de poker saben que la realidad es distinta y que debemos adaptarnos a las circunstancias. Si siempre hacemos apuestas de continuación altas cuando tenemos una mano hecha fuerte y bajas cuando tenemos una mano basura, a los adversarios les resultará fácil saber lo que haremos.

Una forma sencilla y efectiva de afrontar este problema es elegir determinados tamaños para las apuestas de continuación y variar siempre entre ellos según la estructura del flop, el tipo de jugadores y la propia imagen. Esto genera un "efecto de casualidad". Así será difícil que los adversarios puedan saber lo que haremos porque cambiamos tanto nuestras apuestas de continuación con farol como las apuestas que hacemos por valor.

En general una apuesta debería equivaler a una cantidad situada entre la mitad y el bote completo, al igual que en el caso de la mayoría de las apuestas que se realizan en NL Hold'em durante el flop. En el caso de flops que permiten muchos proyectos lógicamente se apuesta más, y en flops secos, se apuesta menos. Lo mismo se aplica al tipo de oponente y a la propia imagen. Nunca se debe apostar por menos de la mitad del bote porque en ese caso los oponentes reciben odds demasiado buenas.

Protección

Independientemente de si tenemos una mano hecha, un proyecto o una mano basura, siempre que seamos el agresor antes del flop, apostaremos de nuevo a la mayoría de los flops. La explicación de por qué hacemos esto con proyectos y manos basura es porque deseamos aprovechar la oportunidad de que nuestros oponentes no hayan podido hacer una mano en el flop y de este modo obligarlos a retirarse. Ahora sólo queda explicar por qué apostamos también nuestras manos hechas. Aquí entra en juego el importante principio de la protección.

Jugamos para defender nuestra mano; es decir, queremos proteger nuestras manos fuertes de otros jugadores que puedan hacer una mano aún más fuerte.

Por lo tanto, la protección tiene dos objetivos:

  • Incitar al adversario a que cometa errores.

Apostamos con nuestras manos hechas simplemente para que nuestro oponente no pueda seguir haciendo proyectos de forma rentable. Por lo tanto, si un adversario iguala nuestra apuesta por el bote completo a pesar de tener un proyecto de escalera, está cometiendo un error matemático y a largo plazo saldremos ganando.

  • Reducir el número de oponentes

Cuantos menos adversarios queden en la mano, más fácil y seguro será jugar en el flop y después del flop. Si tenemos, por ejemplo, mejor pareja en el flop con dos cartas del mismo palo, y sólo hay otro jugador en la mano, puede que haga un proyecto de escalera y, por lo tanto, tenga nueve outs, lo que en principio no representa ningún problema. Pero si, por ejemplo, hay tres adversarios, y además del proyecto de color siguen habiendo otros proyectos, como cartas superiores, toda la situación se complica y ya no podemos ver tan claramente si con la siguiente carta del turn o del river la mano del oponente ha mejorado o no. Así que, por este motivo, intentaremos protegernos de no cometer errores en las rondas sucesivas ya desde el mismo flop y reduciremos el número de oponentes mediante una apuesta.

Si como agresor antes del flop apostamos a todos los proyectos, a las manos basura y también a las manos hechas en la mayoría de los casos, entonces los adversarios no tendrán casi ninguna posibilidad de saber qué tipo de mano tenemos.

Por lo tanto, será difícil que puedan interpretarnos y maximizaremos la fold equity con manos malas, y con las buenas, el valor. La apuesta de continuación ofrece por lo tanto una serie de ventajas.


Subida de un oponente

Si otro jugador sube nuestra apuesta de continuación, normalmente deberíamos actuar de forma conservadora. Si, por ejemplo, un adversario ha hecho un check raise, en la mayoría de los casos esto es un indicador de que tiene una mano muy fuerte. Por lo general, nuestros oponentes tienen efectivamente una mano fuerte cuando suben nuestra apuesta en circunstancias que nosotros somos el agresor. Esto se explica porque nuestro adversario siempre tiene que suponer que nosotros también tenemos una mano fuerte – a fin de cuentas ya hemos mostrado nuestra fuerza antes y durante el flop.

Si tenemos manos hechas fuertes, querremos jugar todo el stack, es decir, tenemos la posibilidad de igualar o incluso de volver a subir. La variante que deberíamos elegir dependerá de la pregunta:

  • El oponente ¿igualará también con manos malas? o ¿podremos lograr que pase aún teniendo manos mejores?

Si la respuesta a una de estas preguntas es sí, deberíamos subir de todas maneras y presionar al oponente. Sólo así podremos lograr que cometa errores. Como es habitual, aquí subiremos aproximadamente al triple de la apuesta de nuestro adversario.

Con proyectos fuertes se aplican las mismas reglas, aunque en posición (también nos harían check raise) optaremos por igualar y fuera de posición, deberíamos volver a subir.

Si, por el contrario, sólo tenemos una mano hecha o un proyecto que son débiles, o incluso una mano basura, no tenemos más opción que pasar, o en el caso de un proyecto jugar según las reglas de las odds,outs y probabilidades. Principalmente con manos hechas marginales, como por ejemplo, mejor pareja con un buen kicker, es difícil tomar una decisión. En situaciones así de espinosas, la experiencia y el conocimiento del juego adquieren un papel decisivo. Normalmente en el caso de que estemos jugando sin posición, deberíamos tender a retirarnos, mientras que en posición deberíamos igualar o volver a subir si es que la mesa permite hacer muchos proyectos o sólo permite manos malas. Por ejemplo, si tenemos en un flop con y alguien sube nuestra apuesta de continuación, éste es un claro signo de que nos han vencido. Simplemente, aquí no habrá casi ninguna mano más mala que pueda volver a subir. Por lo tanto, aquí sólo podremos ganarle a un farol.

  • Manos de ejemplo: Subida de un oponente

En esta mano tenemos una pareja superior y un proyecto para el mejor color posible. Nuestro oponente puede subir con muchas manos malas, por ejemplo, una pareja superior baja o un proyecto. No obstante, incluso, contra manos fuertes como doble pareja o trío, también tenemos un buen valor de equity con nuestro proyecto. 


Pasar

La mayoría de nuestras cartas las jugamos como agresor antes del flop y frecuentemente en el flop seguimos con una apuesta de continuación. Sin embargo, también podemos encontrarnos en una situación en la que pasar sea lo correcto. Por lo general, si estamos fuera de posición, existen tres alternativas:

  1. Pasar-Retirarse, (check-fold)
  2. Pasar-Igualar, (check-call) o
  3. Pasar-Subir (check-raise).

En posición sólo hay una alternativa:

  1. Pasar-detrás.

Aunque en total éstas alternativas totalizan cuatro formas de jugar durante el flop, no deberían utilizarse muy a menudo en comparación con la frecuencia con la que realizaremos una apuesta de continuación. Todas ellas representan más bien posibilidades de variar el juego y de vez en cuando también pueden traer ventajas, pero si se aplican mal, pueden influir negativamente en la tasa de victorias.

  • «Pasar-retirarse» (check-fold)representa una forma de actuar clásica cuando tenemos manos basura, manos hechas o proyectos que son muy malos y, por lo tanto, no tiene sentido hacer una apuesta de continuación. Por este motivo, si no se dan los criterios que mencionamos anteriormente para hacer una apuesta de continuación, nos decidimos claramente por pasar-retirarse. Esta alternativa siempre debe tenerse en cuenta cuando no estamos seguros de que vamos adelante y nuestro adversario nos da las odds adecuadas para nuestro proyecto mediante una apuesta.
  • Mano de ejemplo: pasar-retirarse

 
Contra cuatro jugadores apostaremos sólo con manos hechas o proyectos fuertes. Con cartas superiores definitivamente debemos jugar pasar-retirarnos.
  • «Pasar-igualar» (check-call) suele ser una señal que identifica a los jugadores malos. Un calling station, por ejemplo, sólo conoce esta alternativa de juego. Este tipo de jugadores igualan sin más con proyectos, manos hechas o incluso con manos basura y dejan que los oponentes actúen. El problema de este tipo de juego es que así no se ejerce presión. 
Nosotros queremos ser agresivos para obligar a los adversarios a cometer errores, por lo que deberíamos eliminar casi por completo de nuestro repertorio el «Pasar-igualar». Sólo en casos excepcionales se puede jugar así de forma rentable. Por ejemplo, si tenemos un proyecto y estamos jugando contra muchos calling stations y las odds correspondientes a nuestro favor, sería apropiado que tuviéramos en cuenta la posibilidad de pasar para poder igualar a continuación de forma económica. Pero, como ya hemos dicho, un jugador tight-agresivo debe evitar al máximo este tipo de juego.

  • «Pasar-Subir» (Check-Raise) es una jugada que demuestra una gran fuerza. Es un tipo de juego que sólo se utiliza cuando estamos fuera de posición y sirve para mostrar al oponente que lo hemos conducido a una trampa. El requisito para esta alternativa es que después de nuestro turno sigan adversarios agresivos que apuestan con frecuencia y sin ningún problema en el flop.

Como agresor antes del flop casi nunca jugaremos pasar-subir porque, como hemos explicado anteriormente, en la mayoría de los casos hacemos una apuesta de continuación. Pasar-subir se vuelve más interesante cuando estamos involucrados en una mano en la cual hemos igualado antes del flop. Tal como explicamos al principio del artículo, en el flop se pasa casi siempre hasta el jugador que ha subido antes del flop debido a que éste jugador ya ha demostrado su fuerza antes del flop y ahora queremos comprobar como reaccionará en el flop. Por este motivo aprovechamos esta circunstancia, considerando que hemos igualado antes del flop, y jugamos Pasar-subir en las situaciones adecuadas; por el contrario, como agresor antes del flop evitamos esta alternativa porque ya hemos demostrado nuestra fuerza y los oponentes normalmente no estarán dispuestos a apostar después de que alguien haya pasado. Podemos jugar Pasar-subir como agresor únicamente cuando detrás de nosotros haya muchos jugadores que, además en el mejor de los casos, sean muy agresivos. Normalmente, aquí perseguimos tres objetivos con nuestra mano:

  1. Pensamos que uno de los adversarios apostará detrás de nosotros con más manos en lugar de igualar una apuesta.
  2. Tenemos una mano muy fuerte y pensamos que uno de los oponentes va a apostar detrás de nosotros y va a igualar una subida, pero que ante una apuesta nuestra sólo igualaría.
  3. Queremos hacer un farol y mostrar nuestra fuerza.

Un ejemplo de un posible check raise es, por ejemplo, un proyecto fuerte, como en un flop con . En el 80% de los casos aquí deberíamos hacer una apuesta de continuación cuando existe un peligro demasiado grande de que muchos jugadores puedan pasar después de nosotros.

  • Lógicamente, la única alternativa de pasada que queda en posición es «Check-behind». En principio, esta alternativa se juega cuando no podemos hacer una apuesta de continuación o cuando hemos igualado antes del flop, pero no hemos encontrado una mano hecha ni un proyecto que sean buenos. Si, por ejemplo, la mesa es y en el botón hemos subido antes del flop con , tampoco deberíamos apostar si en el flop todos pasan antes de nosotros porque sólo tenemos una made hand muy crítica y casi no tenemos opciones de mejorarla.
  • Mano de ejemplo: Pasar-detrás

En esta mano tenemos sólo una carta alta rey y somos cuatro jugadores en el flop. Incluso si todos los jugadores que están antes de nosotros pasan, no deberíamos apostar porque la probabilidad de que ya estemos drawing dead suele ser muy alta. 

Donk bets

Las donk bets son apuestas que ocurren inesperadamente porque no siguen la «lógica» establecida. Son apuestas que contradicen la regla de pasar hasta el jugador que ha subido antes del flop. Si después de haber igualado antes del flop, ahora apostamos en el flop sin tener posición y antes de que actúe el jugador que subió antes del flop, estamos haciendo una  donk bet. Este nombre peyorativo deriva de que ésta apuesta es vista normalmente como absurda y débil.

El objetivo de este tipo de apuestas es, en la mayoría de los casos, robar el flop o lograr ver una de las cartas de las siguientes rondas de forma económica. En cualquier caso, en un jugador medio, esta apuesta se consideraría una debilidad porque la mayoría de los jugadores con manos fuertes juegan Pasar-subir o Pasar-igualar en el flop únicamente cuando no han subido antes del flop; quieren jugar por un bote grande y no desean sacar todavía a los adversarios de la mano. Por lo tanto, frecuentemente es aconsejable subir las donk bets de un oponente con una gran variedad de manos. Esto puede hacerse con una mano fuerte, pero de vez en cuando también con manos hechas o con proyectos. Con manos basura con farol es preferible que al principio opte por la retirada. No obstante, con un poco más de experiencia y conocimiento de la situación también podrá resultar rentable subir donk bets con cualquier tipo de mano.

 

Con estos dos artículos ya hemos aprendido muchas maneras de actuar en el flop.

Aquí lo importante es que también tengamos presentes las rondas sucesivas en el turn y en el river, y que las consideremos en nuestras decisiones. Por ejemplo, si igualamos un check raise y vemos un turn, estaremos jugando por un bote comparativamente grande y nos veremos ante una decisión difícil. O si hemos hecho una apuesta de continuación con una mano hecha fuerte, y en el turn sólo vienen algunos proyectos, también deberemos actuar con cuidado. Cómo podemos salvar tal situación del modo más eficaz y rentable, es algo que explicaremos en los artículos sucesivos sobre el juego en el turn y en el river.

X Información sobre cookies

Hemos colocado cookies en su computadora para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Usted puede cambiar su configuración de cookies en cualquier momento. De otra manera, nosotrs asumiremos que usted está de acuerdo para continuar.