PokerStars - Página de Inicio
Estratega cashgames: el turn

El turn trae la cuarta carta comunitaria, es decir, ya tenemos seis de las siete cartas posibles para ligar una mano. A estas alturas del juego, los proyectos pierden bastante valor y las manos hechas se vuelven consecuentemente más fuertes.

Tomar las decisiones correctas en el turn es un tema complejo y llevarlo a cabo correctamente suele marcar la diferencia entre un jugador ganador y uno perdedor.  Los botes son más grandes y por eso cada acción, independientemente de si jugamos de forma pasiva o agresiva, tiene enormes consecuencias en el ritmo de ganancias.

Ahora hemos llegado al momento del juego en el que no tiene mucho sentido querer representar cualquier situación posible en la teoría. Mediante los numerosos caminos posibles en los que un jugador puede haber llegado al turn, deben incluirse conceptos que engloban estos posibles caminos. En este artículo vamos a tratar detenidamente estos conceptos y, a continuación, los explicaremos más concretamente mediante ejemplos.

Los conceptos

Hay cinco conceptos básicos que influyen de forma determinante en nuestras decisiones en el turn:

  1. Maximización del valor de la mano
  2. Control del bote
  3. Faroles (multiple barrels)
  4. El juego de los proyectos
  5. Semi-faroles

A continuación, vamos a tratarlos en detalle.

1. Maximización del valor

La agresión no sólo es una clave importante para el éxito antes y en el flop, sino también en el turn. Dos principios impulsan las acciones en este punto:

  • Maximizar la ganancia con manos buenas
  • Proteger las manos contra los proyectos

Siempre que tenemos una mano buena queremos maximizar las ganancias y al mismo tiempo, protegernos de posibles proyectos de los oponentes. No damos cartas gratuitas, excepto en algunos casos excepcionales con manos hechas, sino que apostamos y dejamos que nuestros oponentes paguen la siguiente carta. Ante todo, cuando tenemos que actuar primero, es decir, cuando estamos fuera de posición, en la mayoría de los casos debemos empezar apostando y evitar jugadas artificiosas como checkraise.

  • Ejemplo:

Digamos que nuestro adversario juega en posición un proyecto y nosotros hemos apostado antes con nuestra mano hecha en el flop. Ahora, con el turn viene una blank, es decir, una carta que no completa ningún proyecto.

En este caso, pasar sería más que catastrófico, ya que nuestro oponente podría simplemente pasar después de nosotros y así habría podido ver dos cartas más tras el flop habiendo pagado tan sólo una apuesta. Por lo tanto, si nuestra apuesta en el flop hubiera sido la habitual de dos tercios del bote, su igualada ya no hubiera sido un error con un proyecto de color, ya que en el turn no paga nada y ve por esa misma apuesta las cartas hasta el river.

Nuestro objetivo en todas las rondas es provocar que el adversario cometa errores. Si pasamos no conseguiríamos este objetivo.

Otro motivo por el quees mejor apostar que pasar con manos fuertes es para aumentar el bote. Quizá a simple vista parezca evidente, pero muchos jugadores lo olvidan: Si apostamos en el turn, podemos hacer una apuesta de valor más grande en el river. Si sólo pasamos y nuestro oponente nos hace lo mismo con una mano marginal, el bote sigue teniendo el mismo tamaño y sólo podemos conseguir un valor limitado con el river porque una apuesta masiva no se suele igualar. Pero si apostamos en el turn y nos igualan, entonces tendremos un bote más grande en el river y así también la oportunidad de obtener más valor para nuestra mano hecha.

Por consiguiente, en el turn debemos apostar una mano fuerte, principalmente cuando estamos fuera de posición. No obstante, siempre hay excepciones, como lecturas especiales o similares, pero lo normal es que esta sea la mejor variante para maximizar las ganancias y hacer a los oponentes pagar su error.

Lógicamente, este principio también se aplica a las situaciones en las que ya se ha apostado. En otras palabras, Si tenemos una mano fuerte en el turn, apostamos o subimos en la mayoría de los casos.

  • Mano de ejemplo para maximizar valor

Con una pareja igualamos estando UTG con la esperanza de que podamos jugar esta mano en un bote que no ha aumentado. El flop nos trae un trío medio y apostamos directamente. Un checkraise en esta situación no es una posibilidad, por ejemplo, porque no queremos repartir cartas gratuitas con una mesa tan cargada de proyectos. Dos jugadores ven nuestra apuesta y ahora hay con el turn en el centro de la mesa.  Puede ser muy favorable que otro jugador haya ligado un diez o que quiera lograr el color o la escalera – sin lecturas especiales seguimos apostando por valor. Ahora nos igualan y así tenemos la oportunidad de maximizar de nuevo la ganancia en el river.

2. Control del bote

Control de bote significa controlar la cantidad de dinero que se invierte en una mano. Normalmente, esto supone no dejar que el tamaño del bote se desborde. Por eso, este concepto es directamente opuesto al mencionado antes, el de la maximización del valor y la protección. 

Si queremos un bote grande, apostamos e intentamos maximizar la ganancia, pero si queremos un bote pequeño controlado, pasamos o apostamos poco y nos dedicamos al principio del control de bote.

En particular, con manos hechas marginales que poseen un cierto valor de showdown, pero con las que no podemos estar seguros de tener la mano ganadora, debemos intentar jugar sólo con botes relativamente pequeños. Queremos ver un showdown pero de la forma más económica posible. Este concepto sirve precisamente para eso.

Los botes grandes son para manos grandes, los botes pequeños para manos pequeñas.

El control del bote se puede utilizar con grandes resultados sobre todo en posición.

  • Ejemplo:

Somos el botón con y hemos subido antes del flop. El flop trae . Lógicamente, apostamos de nuevo este flop y nos dedicamos a igualar. El turn trae a continuación un , y nuestro oponente pasa. ¿Qué hacemos?

También pasamos para poder controlar el bote y, por ejemplo, no provocamos una situación problemática mediante un checkraise. La carta del river tiene en este caso poca importancia, porque si no tuviéramos que mejorar, podríamos igualar casi cualquier apuesta del oponente y reaccionar a cada pasada con una apuesta de valor (si tuviéramos que mejorar nuestra mano, subiríamos en la mayoría de los casos). Esta línea de juego se llama también bluf induce (inducir a farol), porque suele obligar al adversario a jugar manos malas en el river como un farol.

Sin posición, el control del bote es un poco más difícil. En primer lugar, existe naturalmente la posibilidad de pasar y entonces, según el adversario y el tamaño de las apuestas, de igualar, si el oponente apostara pero, en segundo lugar, el tamaño de nuestra apuesta puede decidir qué bote se juega al final. En lugar de una apuesta igual al bote también sería adecuado, por ejemplo, apostar la mitad del bote, para proteger nuestra mano de proyectos pero a la vez para no dejar que el tamaño del bote se desborde (si el oponente sube con frecuencia debemos pasar).

  • Mano de ejemplo de control de bote

En esta mano, tenemos una pareja de damas y subimos según la norma antes del flop. El flop trae , es decir, nuestro oponente debería tener al menos un nueve para ganarnos. Como se pasa hasta nosotros, como es lógico, hacemos una apuesta de continuación. Nuestro adversario iguala, lo que suele hacerse con manos como un proyecto de color, un nueve, una pareja baja o incluso cartas superiores. El turn trae el y así completa el color. El oponente vuelve a pasar y nosotros hacemos lo mismo. Nos protegemos de un checkraise y le damos la oportunidad de hacer un farol con cartas peores en el river. Las ganancias se maximizan y las posibles pérdidas se minimizan. 


3. Faroles (multiple barrels)

El tercer concepto se aplica, igual que los demás, al turn y al river, pero tiene más importancia en el turn. En el No-Limit Hold'em solemos subir antes del flop con una mano inicial típica como, por ejemplo, , hacemos una apuesta de continuación – sin haber ligado – el flop y el adversario iguala. Pero ahora no tenemos una mano hecha en el turn, pero creemos que podemos hacer pasar al oponente y apostamos de nuevo. Esto es lo que se conoce como "multiple barrels".

Para hacer rentables este tipo de faroles o semi-faroles, deben darse las siguientes condiciones:
Los oponentes deben estar en situación de abandonar sus manos si creen que van rezagados. Contra una calling station, un farol nunca tendría sentido.

  • El tamaño de los stacks debe ser lo suficientemente grande. No sirve de nada, por ejemplo, hacer farol a un jugador cuando ya está comprometido. Nuestros oponentes deben saber por nuestra apuesta que les saldrá caro si se quedan rezagados.
  • Nuestra mano debe ser lógica. No sirve de nada representar una mano que no parezca lógica para el oponente y que por eso detecte nuestro farol.
  • La propia imagen es también muy importante porque si se nos considera loose-agresivos, nos igualarán más probablemente que si parecemos jugadores más tight.
  • Si aparece una carta intimidatoria, es decir, una carta que podría convertir en peligrosas las demás manos, supone una ventaja y hace que un farol tenga más éxito.
  • La mano que nuestros oponentes podrían tener también tiene una importancia enorme porque nadie tira con gusto manos monstruo. Si el rango del oponente se limita a unas pocas manos muy fuertes, los multiple barrels ni se plantean.

Si una o incluso varias de estas condiciones no se cumplen, debemos pensar si pasar no sería la opción más económica (lo que, sobre todo, en posición, suele ser el caso).

4. El juego de los proyectos

Con sólo una carta comunitaria más, que viene a continuación, los proyectos tienen mucho menos valor en el turn que en el flop. Una apuesta de un oponente nos plantea problemas bastante mayores. En el caso de los proyectos actuales, como por ejemplo, un proyecto de color, ya no tenemos las odds correctas con un tamaño de apuesta normal (de la mitad al bote completo) para poder seguir hasta el river.

Solamente las odds implícitas pueden ser decisivas sobre si podemos igualar aún de forma rentable o no. Las odds implícitas se ven afectadas en gran medida si el oponente correspondiente iguala en el river otra apuesta grande. Para ello, tendría que ser muy loose o tener una mano muy fuerte. Además, es necesario que el tamaño del stack efectivo tenga el tamaño apropiado y nuestro proyecto no parezca demasiado obvio, porque entonces sólo conseguiremos un pago en pocos casos, si realmente completamos nuestro proyecto.

En la mayoría de los casos, los proyectos en el turn se consideran más bien como manos basura y también deberíamos igualar o pasar si no vale la pena hacer un farol.

  • Mano de ejemplo de proyecto

En este ejemplo, somos la ciega pequeña, hemos subido y hemos vuelto a apostar el flop contra un oponente como apuesta de continuación. En el turn la mesa muestra , es decir, con tenemos un OESD y apostamos de nuevo como semi-farol. Nuestro oponente sube del mínimo de 10 CG a 20 CG. El bote ya contiene 48 CG, con lo que obtenemos unos pot odds de aprox. 5:1 (~16,66 %). Como sólo completaríamos nuestro OESD en aprox. el 17% de los casos, y posiblemente también podamos contar los tres ases que quedan como outs, igualar sería rentable (aunque por poco). 


5. Semi-faroles

Un semi-farol siempre se hace cuando tenemos una mano que no siempre resistiría un showdown pero que aún así posee outs en el river para convertirse en una mano ganadora. Justo cuando el oponente ha mostrado su debilidad antes, un semi-farol puede ser un arma muy efectiva para ganar un bote directamente sin grandes riesgos. A diferencia del farol normal, con un semi-farol tenemos también la opción de poder decidir la mano a nuestro favor mediante uno de nuestros outs en el river.

Hacer semi-faroles en el turn es apropiado, sobre todo, en los siguientes casos:

  • Nuestro oponente ha demostrado su debilidad previamente,
  • Nuestra imagen es tight,
  • Con el turn aparece una carta intimidatoria,
  • Hemos conseguido outs adicionales,
  • No nos hemos comprometido con el bote,
  • Nuestro oponente no está comprometido con el bote y
  • Nuestro oponente también está en situación de pasar.
  • Mano de ejemplo con semi-farol

Antes del flop no se sube lo que nos permite poder igualar con en la ciega pequeña. La ciega grande pasa y vemos un flop con . El proyecto de color nut y los outs de escalera adicionales nos ofrecen muchas posibilidades de poder ligar la mejor mano, además la mesa parece bastante peligrosa y muchos oponentes tirarán las cartas tan pronto como apostemos. Un oponente paga nuestra apuesta y vemos un turn. Como la igualada en el flop no dice mucho sobre la fuerza de la mano del oponente, apostamos tras el como barrel e intentamos con ello ganar con un semi-farol. Si nuestro oponente se retira, habremos ganado, y si iguala, tenemos muchas outs. En el river aparece ahora el y podemos apostar por valor tranquilamente.

 

Los conceptos más importantes se han explicado en este artículo; en la segunda parte, trataremos situaciones en las que estos conceptos se ponen en práctica. En ella, se describen en particular la forma de jugar con y sin posición.

En la primera parte de este artículo, ya hemos explicado los conceptos más importantes del juego en el turn. Ahora vamos a hablar sobre cómo aplicarlos.

Los jugadores orientados a ganar debemos centrarnos siempre que sea posible en jugar en posición, por lo que este tema ocupa la mayor parte de las situaciones que vamos a analizar en el turn. Por lo tanto, en este artículo vamos a concentrarnos en las líneas estratégicas con posición en el turn y, al final, dedicaremos nuestra atención al juego fuera de posición, que es menos habitual.


Jugadas en posición

Apostar/subir

Si en el turn tenemos una mano hecha fuerte y estamos convencidos de que es la mejor mano en la mesa, debemos apostar o subir casi siempre, siempre que ya se haya apostado. La partida está ya tan avanzada que el slow play con unas cartas buenas no tendría sentido. En la mayoría de los casos, el bote también ha aumentado bastante, lo que hace que nuestros oponentes tiendan a pagarnos bastante para conservar sus opciones de ganar el bote. 

Por ejemplo, si tenemos una mano con la que en la mayoría de los casos vemos antes y nuestro oponente pasa hasta nosotros, entonces apostamos. Si él apuesta, nosotros subimos. Ante todo, cuando un oponente hace una donkbet en el turn, es decir, hemos sido nosotros el agresor anteriormente, una resubida suele suponer que ganemos el bote directamente.

Además, una apuesta se puede jugar de forma muy rentable si aparece una carta intimidatoria. Las cartas intimidatorias, como su nombre indica, son cartas que producen miedo. Como agresor aplicaríamos, por ejemplo, el concepto «multiple barrels». El mejor ejemplo son reyes o ases, cuando el flop ha traído, principalmente, cartas bastante bajas. Si estamos sentados en position, el turn trae un as y nuestro oponente pasa hasta nosotros, una apuesta de farol puede provocar una retirada, porque podemos representar una mano como as-rey. Sin embargo, no debemos abusar de esta línea y, por lo general, sólo debemos recurrir a ella en una situación de heads-up. Además, si podemos, debemos tener algunas outs para nuestro farol (semi-farol). Es posible que los jugadores experimentados reconozcan que ahora sólo estamos jugando a causa de la carta intimidatoria en cuestión y a pesar de eso igualen. 

En general: Debemos apostar o subir, cuando:

  • creemos que tenemos la mano hecha ganadora o
  • la carta del turn ha cambiado tanto la estructura de la mesa, que podemos obligar a que se retiren manos mejores.

Si somos víctimas de un check-raise, debemos analizar de nuevo a qué posibles manos podemos ganar todavía. En general, el movimiento de check-call, principalmente en el turn, es un indicio de que la mano es muy fuerte.

  • Mano de ejemplo de apuesta

La mano preferida de muchos jugadores de poker: Pareja de Ases. Como es lógico, evitamos el slow play descarado y empezamos ya en el preflop con una apuesta seguida de una apuesta de continuación en el flop . El turn nos trae una carta buena para nuestra overpair: el . Vencemos a nuestro oponente aunque tenga . Con algunas cartas intimidatorias podemos pasar en posición para no dejar que el bote aumente demasiado, aunque en esta situación favorable hacemos una value bet (apuesta por valor).

  • Mano de ejemplo con subida

Después de que Villain 2 haya igualado antes del flop, nos decidimos a jugar igualmente con En el flop ligamosun proyecto de escalera abierta y nuestro oponente apuesta 8 CG en los diez botes CG.Como ahora sólo tiene unas 55 CG en su stack, decidimos igualar (en caso de subir, corremos el riesgo de que el oponente vaya all-in). Los demás jugadores pasan. En el turn ligamos nuestra escalera, las nuts. Como nuestro oponente apuesta, subimos el triple e igualamos también su all-in. Al final, esta mano demuestra muy bien por qué no se deben jugar slow los ases.


Pasar en posición (check-behind)

Pasar solamente en el turn es una forma de jugar bastante pasiva que no responde a nuestro principio del juego tight-agresivo, pero que en muchas situaciones, puede minimizar las pérdidas e incluso, maximizar las ganancias.

Lógicamente, buscamos maximizar las ganancias con nuestras manos hechas, pero cualquier jugador de No-Limit-Hold'em se encuentra en algún momento en una situación en la que tiene una mano medianamente pasable, como una pareja alta con un buen kicker, pero no está seguro de si lleva la delantera. Para enfrentarse a este problema existe una línea muy efectiva, tal como se explica en el primer artículo: pasar el turn – igualar el river». Vamos a comentar el siguiente ejemplo para explicar esta forma de juego.

  • Ejemplo:

Tenemos en una posición avanzada y subimos en el preflop. Junto con otros dos jugadores, vemos . Como es natural, apostamos de nuevo en el flop y nos convertimos en caller, de manera que se descubre la carta del turn: . Nuestro oponente pasa de nuevo y ahora podemos elegir entre apostar o pasar: pasamos para después igualar casi cualquier river o incluso apostar. En esta situación no hay problema de dar una carta gratis porque no son posibles muchos proyectos, y así damos la oportunidad al oponente de hacer farol en el river con muchas manos o de que crea que lleva la delantera para que haga apuestas por valor pensando que va a ganar. Además así nos protegemos de un check-raise en el turn y evitamos decisiones difíciles (si nuestro oponente ha ligado un trío o tiene ).

Los motivos más importantes para pasar en el turn son:

  1. Queremos jugar "pasar detrás en el turn – igualar/apostar en el river" con una mano hecha,
  2. Sólo tenemos una mano basura,
  3. No se puede mejorar nuestro proyecto,
  4. Hay demasiados oponentes en la mano para que merezca la pena un farol o un semifarol.
  • Mano de ejemplo de pasaren posición (check-behind)

En esta mano, tenemos en posición intermedia y aislamos un preflop de oponentes que juegan muy loose con una subida. Jugamos heads-up un flop relativamente bueno: . Después de que Villain 9 pase, hacemos una contraapuesta, como es natural, y nos igualan. A continuación, el completa con la carta del turn el color, lo que para nosotros significa, que jugamos check-behind, porque el rango del oponente ahora contiene muchas manos que nos pueden vencer (y muy pocas a las que ganemos). El river al final nos favorece mucho con el , así que ganamos un bote grande. Si no hubiera salido el , hubiera sido preferible retirarse contra un jugador sólido.

Igualar

Si estamos sentados en posición y uno de nuestros oponentes apuesta, normalmente sólo es aconsejable igualar cuando podemos hacer un proyecto rentable según las reglas de las odds, outs y probabilidades, es decir, cuando aún tenemos outs o una mano hecha que es demasiado buena para que pasemos pero demasiado mala para subir.

En general: Debemos decidirnos a ser posible entre subir o retirarnos. 


  • Ejemplo: 

Supongamos que hemos encontrado una mano hecha marginal en el flop. Un jugador apuesta y nosotros igualamos. Si el oponente muestra una fuerza mayor en el turn, en estos casos se debe simplemente pasar. 

Si igualamos con manos inseguras el turn, apenas habrá cartas en el river que nos puedan dar más seguridad, y si entonces nuestro oponente apuesta de nuevo, deberemos tomar otra decisión muy difícil. Por eso, lo más fácil es hacer una subida estricta o retirarse. Igualar puede ser una herramienta rentable con más experiencia, sobre todo, contra jugadores agresivos, por ejemplo, los maníacos.

  • Mano de ejemplo igualando

 

En posición vemos en esta partida con el flop . Tenemos un proyecto de escalera de color interna. Villain 5, que en el preflop sólo había igualado en la posición CP, ahora apuesta. Como probablemente con una mano como o habría subido antes del flop, podemos igualar sin peligro de estar ya drawing dead. El turn trae el y, por lo tanto, cuatro outs adicionales en la escalera a la reina. Nuestro oponente apuesta la mitad del bote, lo que nos da unas pot odds de 3:1. Como en total tenemos 15 outs, ganamos según el principio guía (outs x 2 + 1) en aprox. 31 % de los casos. En otras palabras, podemos hacer un proyecto rentable igualando.

Retirarse

Lógicamente, con todas las manos basura y las drawing hands en las que las odds no son propicias, pasamos. Sólo se pueden hace faroles en el caso de lecturas especiales de un oponente o en mesas especialmente favorables. Cuando, por ejemplo, alguien contraapuesta todos los flop, después de que haya subido en el preflop, y pasa después en el turn, esta sería una oportunidad para seguir jugando ese tipo de manos malas. Pero también las manos hechas, con las que solemos ver detrás demasiadas veces, pueden pasarse sin problemas porque siempre debemos contar con otra apuesta en el river.

En general: si vemos que apenas llevamos la delantera o no podemos conseguir que pasen manos mejores, debemos retirarnos.


Jugadas sin posición

Apostar-retirarse (bet-fold)

Jugar sin posición es siempre una situación complicada. Principalmente, las manos hechas como pareja alta con un kicker alto nos dan bastantes problemas porque la mano es lo bastante fuerte  para poder vencer a algunas combinaciones pero también puede quedarse rezagada. Una línea estándar out-of-position como agresor sería «Apostar-Retirarse». 

Si somos, por ejemplo, el agresor del preflop, ligamos una buena mano en el flop y apostamos, el iguala por poder haber hecho un proyecto o incluso haber ligado una mano, Apostar-retirarse se convierte, con frecuencia, en una opción correcta. Digamos que el turn completa un proyecto; debemos apostar para ver como reaccionan los oponentes. En caso de una subida, podemos despedirnos de nuestra mano en la mayoría de los casos. Es cierto que también podemos pasar, pero entonces es muy difícil descubrir en qué situación estamos si otro oponente apuesta después de nosotros, y un check-raise no suele ser rentable con ese tipo de manos.

En general: Apostamos y nos retiramos cuando jugamos con manos hechas marginales como agresor.

Si no somos el agresor del juego, también se puede jugar el turn en algunos casos como donkbet. Principalmente, cuando los oponentes tienden a pasar muchas cartas del turn, este es un buen medio para conseguir el mayor valor posible. Sin embargo, debemos tener cuidado de que los motivos de esta subida no sean erróneos: debemos estar seguros de tener la mejor mano y de que las que son peores van a igualarnos. Por lo tanto, esta apuesta siempre sirve para una maximización del valor y para proteger nuestra mano.

Apostar-resubir (bet-reraise)

Sin duda, con todas las manos monstruo jugamos como agresor apostar-resubir. Si un oponente sube nuestra apuesta, es muy probable que también tenga una mano muy buena y debemos intentar llevar nuestro dinero al centro. En la mayoría de los casos, un reraise con un bigstack normal conduce a un reraise all-in.

Pasar-igualar (check-call)

Esta línea parece muy conservadora y débil y, por ese motivo, también debe utilizarse en momentos seleccionados. 

Igual que el slowplay, esta combinación se puede utilizar en situaciones determinadas de manera rentable. Con un slow play sólo pasamos o igualamos manos fuertes en lugar de subirlas. El objetivo es permitir al oponente ligar una mano en el river que posea cierta fuerza pero que sólo sea la segunda más fuerte.

Otra ventaja es que los oponentes agresivos también tienen la oportunidad de hacer una puesta de farol en el river, sin saber que están jugando contra una mano monstruo. Check-call (o en posición call úniamente) hace que el bote no aumente en el turn pero con la intención de maximizar las ganancias en el river.

Antes de decidirse por un slowplay, debemos juzgar la estructura de la mesa y la fuerza de la propia mano. Con cartas comunitarias con una estructura fuerte, como por ejemplo, , la línea check-call con manos como doble pareja o un trío inferior sería fatal. Además, nuestros oponentes también pueden tener una mano hecha buena con una mesa así, de manera que con una apuesta o con check-raise conseguiríamos algo más de valor.

En resumen, el slowplay sólo es aconsejable en los siguientes casos:

  • Tenemos una mano hecha extremadamente fuerte,
  • La mesa no está demasiado estructurada,
  • Si pasamos, no somos muy evidentes.
Y lo más importante:
  • Es probable que nuestro oponente pase si apostamos.

Si alguno de estos puntos no se cumple, sería desaconsejable el slowplay. En el artículo sobre el slowplay se incluye más información sobre este tema.

Otros casos en los que se puede utilizar check-call es, por un lado, cuando tenemos un proyecto y logramos las odds correspondientes, y por el otro, cuando nos encontramos en la situación conocida como Way-ahead-Way-behind. En la mayoría de los casos, debemos decidir si hacemos una apuesta o pasamos.


Check-raise

A todo el mundo le gusta y muchos simplemente abusan, el check-raise. Este movimiento se puede utilizar con éxito en el turn sólo contra oponentes muy agresivos.

Partamos de una situación en la que antes del flop hemos subido y en el flop hemos hecho una contraapuesta. Cuando se reparte la carta del turn, tenemos una mano muy fuerte y tememos que el jugador que está sentado detrás de nosotros pase una puesta. Pero antes ya hemos subido en el preflop, hemos apostado en el flop y después hemos jugado check-fold en el turn, porque no teníamos una mano muy fuerte. Los oponentes observadores se dan cuenta e intentan sacarnos del bote mediante una apuesta en el turn aunque no tienen nada. Naturalmente, podemos aprovechar al máximo esta situación y contraatacar con un check-raise (aunque para eso no necesitamos una mano realmente fuerte).

Otra posibilidad para un check-raise es cuando sólo hemos igualado en el flop estando fuera de posición y el turn completa nuestro proyecto. Sin embargo, en esta situación, una apuesta suele ser preferible a un check-raise porque muchos jugadores pasan detrás en el turn tan pronto como llegan los proyectos. Un check-raise también se puede jugar en estos casos únicamente cuando nuestro oponente juega muy loose-agresivo.

De nuevo, enumeramos todos los puntos que pueden hacer aconsejable un check-raise:

  1. Pensamos que uno de los oponentes va a apostar detrás de nosotros con más manos en lugar de igualar una apuesta.
  2. Tenemos una mano muy fuerte y pensamos que uno de los oponentes va a apostar detrás de nosotros y va a ver una subida, pero que sólo igualaría una apuesta nuestra.
  3. Queremos hacer un farol y mostramos nuestra fuerza.

El tercer punto no debería considerarse demasiado importante porque sólo queda una carta por repartir y, por lo tanto, los semi-faroles pierden fuerzan. Además muchos jugadores no suelen estar dispuestos a pasar una mano buena cuando el bote ha alcanzado un tamaño determinado. Un factor muy importante para un check-raise como farol es también el tamaño del stack efectivo.

El tamaño del stack en el turn, en comparación con el bote, es comparativamente pequeño y, por lo tanto, un check-raise termina casi siempre como all-in. En Internet se ha creado la abreviatura «crai» para referirse a check-raise-all-in.

  • Mano de ejemplo de check-raise

 

Under the Gun tenemos en esta situación y subimos según la norma a cuatro veces la ciega pequeña. Después de nosotros, iguala un oponente muy loose y agresivo. Nuestra lectura es que le gusta jugar muchas manos si se pasa hasta él. El flop nos traeel mejor trío: una mano monstruo. Lamentablemente no hay muchas manos hechas que puedan contener a nuestro oponente. En este caso aprovechamos nuestro lectura y le dejamos que apueste por nosotros. El plan funciona y vemos un turn: . La carta no es muy buena aunque tampoco liga el rango del oponente. Como ya no le quedan muchas fichas, planeamos jugar una segunda vez con nuestra lectura, pero esta vez hacemos check-raise. Esta línea, como ya hemos dicho, no se debe utilizar excesivamente, sino sólo con determinados oponentes muy agresivos.

Pasar-Retirarse (check-fold)

La línea check-fold sirve para todas las manos en las que in position pasaríamos una apuesta. Una vez que se han explicado todos los conceptos y formas de juego del turn, vamos a comenzar con el artículo sobre el river, la última ronda de apuestas del No-Limit Texas Hold'em.

X Información sobre cookies

Hemos colocado cookies en su computadora para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Usted puede cambiar su configuración de cookies en cualquier momento. De otra manera, nosotrs asumiremos que usted está de acuerdo para continuar.