PokerStars - Página de Inicio
Consejos y estrategia de poker (Sit and Go Nivel Avanzado): La fase inicial
Compartir

La base para jugar de forma exitosa con ciegas pequeñas es que prestemos atención a la selección de la mano correcta.

Manos iniciales

Tal como hemos mencionado en la introducción, al comienzo deberíamos jugar muy tight, con mucho cuidado y limitarnos básicamente a manos como

  • Manos de primera: QQ, KK, AA;
  • Parejas altas: 99, TT, JJ; y
  • Cartas altas: AK, AQ.

Aunque, lógicamente, también hay situaciones en las que se puede jugar de forma rentable manos especulativas.

Las manos que necesitan mucha ayuda de la mesa y, por lo tanto, tienen un carácter más bien especulativo son, por ejemplo:

  • Parejas bajas: 22, 33, 44, 55, 66, 77, 88;
  • Conectores del mismo palo: 45s, 56s, 67s, 78s, 89s, T9s, JTs, QJs, KQs.

Ese tipo de manos deberían jugarse únicamente en posición retrasada y con botes sin subir, ya que en  los torneos SNG la relación entre las ciegas y el stack es desde un principio relativamente elevado. Por eso, las malas odds implícitas no son suficientes para justificar que se iguale una subida con tales manos.

En cambio, las ciegas de los primeros niveles son demasiado pequeñas para robar en relación con el stack medio, de manera que el rango de manos no debería ser demasiado loose. Con manos como, por ejemplo, A2 hasta A9, QJ, etc., pronto estaremos en situaciones muy marginales y difíciles de jugar si otro jugador iguala una subida que hemos hecho con la intención de robar.

Por lo tanto, una vez más debemos resaltar que las manos como JTo, QTo, QJo, KTo, Kjo, no deberían jugarse al menos en los primeros niveles de ciegas, ya que con esas manos tendríamos rápidamente dificultades y a largo plazo ganaríamos botes pequeños y perderíamos los grandes.

Si jugamos, lo hacemos de forma agresiva

Si entramos en acción, normalmente deberíamos jugar de forma muy agresiva. La ventaja de un juego agresivo radica simplemente en que mediante apuestas y subidas podemos ganar el bote de inmediato. Nunca se consigue el mismo resultado igualando (con la excepción del river, naturalmente).

Con todas las manos de primera (QQ, KK, AA, AKs), debemos estar dispuestos a ir all-in antes del flop. Así, antes del flop debemos subir esas manos o volver a subirlas ilimitadamente. Aquí no es necesario tratar de jugar con movimientos varios, simplemente resubir preflop. Los jugadores que participan en los límites bajos y medios son, en parte, tan malos y loose, que nos basta por completo para jugar al poker básico de forma sólida.

Las parejas altas como TT o JJ son manos en parte difíciles de jugar, pero que de todas maneras deberían jugarse de forma agresiva. Sin embargo, podemos retirarlas con toda confianza frente a una subida y a una nueva subida.

Importe de la subida

En lo que respecta al importe de la subida antes del flop, debemos atenernos a grandes rasgos a la regla "cuatro veces + jugador que iguala". Es decir, debemos subir a cuatro veces la ciega grande y sumar una ciega grande por cada jugador que iguala. En el caso de una nueva subida, debemos subir aproximadamente tres veces la subida original.
En general, el tamaño de la subida debe ser siempre igual, sin importar si para robar la ciega desde el botón tenemos AA en una posición adelantada o KTs, ya que de lo contrario los adversarios de buen nivel nos interpretaran rápidamente.

El juego después del flop

Una vez que hemos determinado las manos que deberíamos jugar antes del flop, ahora debemos tener claro un par de puntos importantes, que influyen esencialmente el juego después del flop:

  • La fuerza de la mano propia:
    • Mejor pareja (kicker bueno, kicker débil, sin kicker)
    • Proyectos fuertes (proyectos/combinaciones de escalera/color, pareja/proyecto, proyecto simple)
    • Manos hechas fuertes (Mejor doble pareja, trío, escalera, color, full)

La pregunta clave aquí es:
¿Es nuestra mano lo suficientemente fuerte como para jugar un bote grande con cualquier flop, o mantenemos el bote más bien pequeño porque la mesa resulta demasiado peligroso para nuestra mano?

  • La situación de la mesa nos debería permitir responder las siguientes preguntas:
    • ¿Debemos proteger una mano hecha de los proyectos?
    • ¿Tenemos un (buen) proyecto y podemos jugarlo agresivamente como semi-farol?
    • ¿Contiene la mesa cartas buenas para hacer creíble un farol?
  • Pero la posición también tiene, como siempre, un papel muy importante:
    • ¿Nos sirve nuestra posición para hacer semi-faroles buenos o incluso faroles auténticos?
    • ¿Podemos aprovechar nuestra posición para atraer la mayor cantidad de dinero posible al bote de forma que nos paguen nuestra mano buena al máximo?
  • Dependiendo de los oponentes, debemos plantearnos las siguientes preguntas:
    • ¿Es el adversario pasivo e iguala en lugar de apostar él mismo?¿Sube sólo cuando tiene una mano fuerte?
    • O ¿es un jugador agresivo, que toma la iniciativa, hace (semi-)faroles y también sube algunas veces cuando su mano no es particularmente fuerte?
  • El tamaño de las apuestas:
    • ¿Queremos apostar realmente en el flop?
    • ¿Cuánto apostaremos?
    • ¿Debemos subir una apuesta del oponente?
    • Y si lo hacemos, ¿en cuánto subiremos?
  • La reacción ante una subida:
    • ¿Cómo reaccionamos ante un check-raise o ante una subida detrás de nosotros?
    • ¿Igualamos una subida?
    • ¿Volvemos a subir?

Para eso, vamos a analizar de nuevo un concepto conocido, que resulta decisivo para el juego después del flop:

la apuesta de continuación

Únicamente en uno de cada tres casos lograremos hacer una mano en el flop con nuestras cartas propias sin emparejar. En un principio, esto no tiene ninguna importancia si se trata de una pareja alta, mediana o baja. Pero nuestros adversarios también encuentran una mano únicamente en uno de cada tres ocasiones y esto tenemos que aprovecharlo mientras seamos el agresor antes del flop y, a saber, de forma estándar con una apuesta de continuación.

Sólo deberíamos renunciar a hacer una apuesta de continuación en contadas excepciones. Un factor decisivo para saber si hacemos una apuesta de continuación o no es la propia posición.

En posición

Si estamos en posición contra uno o dos adversarios, deberíamos hacer una apuesta de continuación en el 90% de los casos. Las excepciones aquí serían mesas extremadamente cargadas de proyectos, en los que nosotros mismos no hemos encontrado nada y:

  • no vemos ninguna posibilidad de mejorarnos, o
  • tenemos que apostar contra un jugador que iguala las apuestas con todo tipo de manos posibles (incluso varias veces) y nosotros, por lo tanto, no recibimos ningún tipo de fold equity.

Sin posición

En este caso se pone algo más complicado y deberíamos observar la situación exacta de la mesa. Los oponentes también conocen el concepto de apuesta de continuación, lo que significa que, a menudo, utilizarán su posición y nos igualarán o subirán con más frecuencia de la que lo harían sin posición.

Las mesas malas para una apuesta de continuación son:

  • Flops con proyectos de color y de escalera
  • Flops con tres cartas altas 

Tamaño de la apuesta de continuación

El tamaño de la apuesta de continuación debería depender siempre de la composición de la mesa y no de la fuerza de la mano propia. Asimismo, debería ascender a una cantidad situada entre 2/3 y 3/4 del tamaño del bote actual.

A modo de ejemplo, los flops con una pareja deberían apostarse en general más bajos que un flop con un proyecto de color. El principio básico dice:

La apuesta de continuación debe ser más elevada, cuanto más peligroso sea la mesa.

  

Ejemplos

Para tener una idea de las diferentes situaciones, a continuación presentamos 5 ejemplos que ilustran el juego con diferentes manos iniciales en la primera fase de un torneo SNG:

  • Ejemplo 1: manos de primera como AA, KK

Antes del flop subimos después de que un jugador haya igualado con cinco CG. Así protegemos nuestra mano y llegamos en lo posible a un heads-up. Después de que dos jugadores igualen, vemos un flop que está muy cargado a los proyectos.

Debido al peligro que representa esta mesa, debemos hacer una apuesta de continuación (en este caso más alta) a fin de proteger a la que supuestamente es la mejor mano. Después de que uno de los jugadores también iguale en el flop, hay una probabilidad muy alta de que tenga un proyecto de color, un proyecto de escalera o, aunque menos frecuentemente, una escalera completa o un trío

Con el turn no ha llegado ningún proyecto, lo que no significa que no debamos seguir protegiendo nuestra mano. Debido a que con el check-raise del oponente ya nos hemos involucrado en el bote, ya no podemos retirarnos y tenemos que pagar su trío jugado con slow play.

  • Ejemplo 2: conectores del mismo palo en botes sin subir

Después de que muchos jugadores hayan igualado antes de nosotros, podemos entrar en posición en el bote mediante igualada con una mano especulativa. El flop nos trae un proyecto de color, que no deberíamos jugar agresivamente, ya que todavía hay demasiados oponentes en el bote y probablemente no tengamos más posibilidades de ganar la mano aparte del proyecto de color.

En el turn hacemos nuestro color. Ahora no deberíamos jugar esta mano hecha lentamente, sino que debemos subir agresivamente, por una parte, para agrandar el bote y, por otra, para proteger la mano propia, ya que un adversario con un diamante alto en la mano podría tener un proyecto para una mano mejor con un trío o una doble pareja. Presionar all-in en el river es después tan sólo una formalidad, ya que con bastante frecuencia nos igualan manos peores (en este caso, un as). Aquí, pasar regalaría valor sin necesidad.

  • Ejemplo 3: jugar AK

Subimos antes del flop a cuatro CG sin que nadie haya igualado antes de nosotros. En el flop ligamos la mejor pareja con el mejor kicker en una mesa emparejada. Con una mesa así, en la mayoría de los casos vamos adelante y deberíamos intentar que la mano genere tanto valor como sea posible.

Por lo tanto, apostamos a la mano y, en este caso, el oponente nos contesta con un all-in, que igualamos. Obviamente nuestro oponente hubiera podido tener una mano mejor, como p. ej. un trío, pero la probabilidad era más bien baja debido a la estructura de la mesa y a nuestra subida antes del flop.

En los primeros niveles de los torneos SNG hay que correr esos (pequeños) riesgos para conseguir una buena situación de partida en los niveles posteriores. En los torneos SNG es una mala táctica esperar a la mejor mano posible antes de poner todas las fichas en el medio.

  • Ejemplo 4: proyectos jugados agresivamente

En el flop hacemos una OESD con un proyecto de color backdoor, aunque en una posición mala. Aun así deberíamos apostar a este proyecto, ya que con bastante frecuencia ya hemos ganado en el flop y, en caso de necesidad, todavía podemos seguir mejorando.

En este caso, un jugador nos iguala. En el turn obtenemos un proyecto de color que se suma al proyecto de escalera. En esta situación continuamos la agresión para seguir ejerciendo presión sobre el oponente, que finalmente se rinde.

  • Ejemplo 5: el juego de un pareja alta

Nuevamente hacemos la subida estándar de cuatro CG sin que nadie haya igualado antes de nosotros. Inmediatamente nos igualan tres jugadores. El flop es relativamente seguro para nosotros, de manera que ya no queremos separarnos de nuestra mano debido al gran tamaño del bote. Hacemos nuestra apuesta de continuación estándar y somos igualados por un jugador. En el turn ya estamos tan involucrados en el bote que el all-in es sólo una formalidad.

Compartir

X Información sobre cookies

Hemos colocado cookies en su computadora para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Usted puede cambiar su configuración de cookies en cualquier momento. De otra manera, nosotrs asumiremos que usted está de acuerdo para continuar.