PokerStars - Página de Inicio
Consejos y estrategia de poker: Conceptos: el farol (Bluff)
Compartir

El farol es un movimiento engañoso de despiste realizado de forma voluntaria.

  • ¿Su mano no tiene posibilidades de ganar en el showdown?
  • A pesar de eso, ¿quiere ganar la mano?

Entonces, tendrá que echar un farol.

  • El farol consiste en jugar activamente una mano floja.

Explicación:

Usted apuesta o sube una apuesta a pesar de tener una mano floja; es decir, se puede echar un farol casi siempre . No necesita tener una buena mano, basta con la disposición para apostar.

Así determina activamente el ritmo del juego, ejerciendo con ello la presión necesaria para ganar un gran número de manos de forma directa.

Sin embargo, el factor decisivo de una mano de poker con éxito es el número de fichas ganadas y no el número de partidas ganadas.

Motivo:

Se encuentra en una situación en la que no cree que pueda ganar el bote al mostrar las cartas. Solo le quedan dos alternativas:

  • Renunciar al bote o echar un farol.

En la mayoría de los casos, debería renunciar al bote. Pero, si se decide a echar un farol, está aspirando a ganarse el bote con una mano que no está en condiciones para ello. Su objetivo primario consistirá en ganar fichas directamente. Pero, aún en el caso de que no lo logre, al menos habrá hecho alarde de la buena mano que posee.

Ejecución:

Para echar un farol perfecto, debe tener respuesta para estas tres preguntas:

1. ¿Cuál es la probabilidad de que todos los adversarios se retiren?

Los siguientes factores tienen un peso decisivo en esta respuesta:

  • Aspecto de la mesa: cuanto más sólidas sean las manos que haya mostrado en la mesa, más grande será la probabilidad de retirada contra su apuesta (en este caso, una apuesta con farol).
  • Perfil del adversario: haga bluf contra jugadores firmes, pero tenga cuidado con los menos determinados. Si un jugador tiende siempre a ir hasta el showdown en cuanto ha ligado una pareja como mínimo, renuncie por completo a echar un farol contra ellos (calling-stations).
  • Posición: La posición es información. Precisamente, como no cree en la fortaleza de su mano, es especialmente importante que sepa reconocer debilidades en las manos contrarias. La mayoría de los botes en las mesas de poker están vacantes. El primero que se dé cuenta de la debilidad de los demás, ganará el bote. En buena posición, podrá examinar la jugada de cualquier adversario antes de que usted actúe.

2. ¿Cuántas fichas podrá ganar y con qué apuesta?

En caso de que suponer que si no hace perderá la mano actual si no echa un farol, o se lo igualan, su ponderación riesgo-posibilidades tiene este aspecto:

Usted arriesga la cantidad de la apuesta del farol para mantener la posibilidad de ganar el bote. Por lo tanto, tiene que creer que sus intentos de farol funcionarán en una relación más favorable que la relación entre la apuesta del farol y el bote.

En el caso de echar un farol que equivalga a la cantidad del bote (pot bet), la relación éxito/fracaso debe ser como mínimo 1:1, pues si sus adversarios se retiran, ganará el bote, pero si lo igualan, perderá una apuesta por importe del bote. En el caso de un farol del 20% del total del bote, arriesga 20 de 100. Por lo tanto, en este caso basta cuando funciona un farol de cada cinco (20:100 = 1:5).

3. ¿Cuál es la frecuencia óptima de farol?

Esta pregunta se puede responder fácilmente desde el punto de vista matemático: la frecuencia con la que eche un farol deberá ajustarse a las odds que de esa manera le dará al adversario.

¿En qué consiste esto concretamente?

La apuesta-farol del 20% del importe del bote otorga a cada adversario odds de 1:6 (100 en el bote + 20 apuesta = 120, para igualar son 20, por lo tanto, 20:120 = 1:6). Supongamos que un adversario puede batir exactamente solo un farol. Si supiera que usted casi nunca echa un farol, entonces su decisión es fácil: retirarse. Si supiera que usted constantemente echa faroles, entonces lo igualará. Esta dificil decisión le pone a su adversario en apuro cuando usted le coloca esta apuesta de farol del 20% exactamente en una de cada siete situaciones (1:6). Su adversario tendrá que decidirse así entre dos alternativas igualmente decepcionantes. Su posibilidad de victoria llega a un séptimo (1:6, ya que ganará sólo si usted echa un farol), y es igual de grande que la relación del coste para ganar el mismo (20:120).

Su dilema es el siguiente: si se retira, sabe que existe la posibilidad de que usted se lleve el bote. Si iguala, sabe que le estará regalando dinero en seis de cada siete oportunidades. En consecuencia, si usted echa un farol con la frecuencia adecuada, será un jugador de poker mucho mejor que uno que hace demasiados faroles o uno que no los hace nunca. Quien no echa faroles, no disfruta de la acción. Quien echa siempre faroles, recibirá tanta acción como desee hasta que se le acabe el dinero. Sin embargo, quien echa faroles con la frecuencia adecuada, mantiene su juego oculto y pone a su adversario constantemente ante decisiones difíciles, algunas de las cuales terminan inevitablemente en errores.

Los siguientes ejemplos ilustran el peso de los diferentes factores clave:

Un buen farol antes del flop es un farol total y muy dificil que salga bien. Como por probabilidad puede ganar cualquier mano, se tiene automáticamente como mínimo un semifarol malo.

Ejemplo 1:

Usted considera la ofensiva del botón como un intento de robo y decide hacer una resubida para robar usted. Tanto la relación posibilidades-riesgo (14:5) como su considerable probabilidad de victoria en caso de ser igualado, no son típicas para un farol total.

El farol es mucho más claro después del flop:

Si le igualan, con frecuencia se verá casi sin posibilidades. En contraposición, conforme avanza el juego, los botes se harán cada vez más grandes y lucrativos. Si uno sabe que su mano es demasiado mala para mostrar las cartas, entonces, renuncia al bote o echa un farol.

Ejemplo 2:

Su cuestionable igualada antes del flop es inherente a la idea de echar un farol a los flops inútiles con una "bet out". Si uno contempla detenidamente la decisión a tomar en el flop, basta con que b se retire en dos de cada cinco ocasiones para tener un escenario positivo.

Si consigue la retirada del adversario en más del 40% (2/5) de los casos, tomará una buena decisión si echa un farol.

El farol del river hay que analizarlo de forma particular. Nosotros ya sabemos qué manos podemos derrotar en el mejor de los casos al mostrar las cartas.

Por ello, un farol tiene sentido únicamente si vemos la posibilidad de sacar de la mano a otros jugadores.

La siguiente matriz aclara la situación:

Jugada:

Hacemos una apuesta con farol.

Nos igualan. Se retira.
Tenemos la peor mano. ¡Escenario negativo!
¡Se descubre el farol!
¡Escenario positivo! ¡El farol da resultado!
Nuestra mano no es la peor. ¡Escenario positivo! No hay farol: inesperado beneficio de nuestra apuesta ¡Riesgo innecesario debido a la apuesta! Hubiéramos ganado el mismo dinero sin la apuesta, pero con un menor grado de riesgo.

Ejemplo 3:

Usted ha pagado antes del flop con conectores del mismo palo y ha pasado su proyecto de escalera en el flop. A continuación, su adversario pasa.

El turn le proporciona adicionalmente el proyecto de color.

Aprovecha la oportunidad de hacer un semi-farol, debido a que su adversario también ha mostrado debilidad en el flop,pero es igualado.

El ocho que aparece en el river no le ayuda en absoluto.

  • Tenga casi por seguro que no ganará al mostrar las cartas (diez alta).
  • Un ocho en su mano puede ir a todas las rondas de apuestas.

Usted se decide a hacer un farol en el river.

Resumen:

Antes de echar un farol, analice la situación lo mejor que pueda. Un farol exige mucho capital en relación con la ganancia esperada, y la oportunidad para jugarlo se presenta constantemente.

Compartir

X Información sobre cookies

Hemos colocado cookies en su computadora para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Usted puede cambiar su configuración de cookies en cualquier momento. De otra manera, nosotrs asumiremos que usted está de acuerdo para continuar.